¿Eres desordenada? ¡Felicidades! Eres más inteligente según la ciencia

Si tu mamá te regaña a cada rato por tener un desorden en tu cuarto, es momento de que le muestres esto

Desde que somos niños, se nos enseña a tener nuestro entorno limpio y ordenado. Nuestras madres nos enseñaron a tender la cama, doblar la ropa y acomodar los zapatos o de lo contrario, nos esperaba un castigo.

Sin embargo, habemos personas que dejamos huella por donde pasamos ya que igualamos al desastre provocado por un huracán.

Y es que por más que lo intentamos, simplemente no logramos hacer que las cosas queden en su lugar. ¿Te identificas?

Algunos de los genios más grandes de la historia como Picasso, J.K Rowling, Einstein o Jackson Pollock se caracterizaron por tener cuartos de estudio sumamente desordenados e incluso alegaron que ese mismo desorden los ayudaba a inspirarse.

Todos ellos han encontrado la grandeza en sus espacios completamente desordenados. Pero según expertos, no existe conexión entre tener desorden en por ejemplo la oficina y en la casa con el hecho de tener desorden en la cabeza. Así que la próxima vez que te llamen flojo o sucio, explícales esto.

Las personas que viven en el desorden son sumamente espontáneas, creativas e inteligentes. De acuerdo con John Haltiwanger profesor de Economía en la Universidad de Maryland-College Parkcree que ser ordenado y organizado puede ser necesario e incluso hermoso porque:

1. Encuentran inspiración en el desorden.

Las personas deben aprender a entender la belleza del caos, porque nada se mantiene limpio y ordenado. Todo se vuelve desorden más adelante. "Las personas desorganizadas son espontáneas y además no permiten que sus vidas sean dictadas por lo convencional". Además, en un escritorio desordenado, el trabajo más importante y urgente tiende a permanecer cerca de modo que nunca se les olvida.

2. Son más creativos

Un estudio realizado por Kathleen Vohs de la Universidad de Minnesota Carlson School of Management, descubrió que un entorno desordenado ayuda a aumentar la creatividad ya que inspiran la ruptura de la tradición, lo que puede producir nuevos conocimientos. Los entornos ordenados, en cambio, fomentan la convención y el que se queden en su zona de confort.

3. Son más arriesgados y espontáneos.

Las personas desordenadas van con la corriente en lugar de nadar contra ella por lo que en lugar de preocuparse por detalles minuciosos y estancarse en una cosa, las personas desordenadas tienden a enfocarse en el panorama general. Además son más aventureros y dispuestos a dar un salto, a diferencia de las personas organizadas.

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO