Dime cómo es tu padre y te diré cómo serán tus relaciones de pareja

Estudios científicos han demostrado que tener una figura paterna o no, repercute en la vida amorosa de una persona

Cuando se trata de entablar relaciones amorosas, las cosas pueden ser más complicadas de lo que desearías. Y es que, diversos factores influyen en tu búsqueda de la pareja "perfecta" y, lamentablemente, muchos de ellos son subconscientes, como el hecho de querer a un hombre que se parezca a tu padre.

De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Durhanm, en Inglaterra, encontró que aquellas mujeres que tenían una buena relación con su padre encontraban más atractivos a los hombres que más se le asemejaban; lo que comprueba que las chicas sí solemos buscar, aunque sea inconscientemente, algo similar de nuestro progenitor en la pareja.

Con esto como base, y también tomando en cuenta que otros estudios científicos han demostrado que tener una figura paterna o no repercute de diferentes formas en la vida de una persona, a continuación te compartimos cómo son (o serán) tus relaciones dependiendo del tipo de padre que tienes.

Padre castigador

Si tuviste un padre castigador, lo más probable es que hayas crecido con un temor infinito y con la idea de que no podrás acertar en nada. Incluso, en el peor de los casos, puede ser que creas que mereces ser maltratada y busques una pareja que te trate de la misma manera que tu progenitor.

Pero, también existe la posibilidad de que tú te conviertas en la castigadora de la relación, llenándola de violencia en todas sus formas.

Padre sobreprotector

Aunque un padre sobreprotector seguro fue tierno y comprensivo contigo durante tu infancia, puede ser que en la edad adulta hayan surgido muchos problemas por esa actitud. Si fue así, entonces es probable que busques a un hombre al cual proteger (tanto que alguien pensaría que eres su madre).

Padre inmaduro

Estar acostumbrada a que tu padre no es responsable, podría inclinarte a buscar a alguien que tengas que cuidar y proteger. O también, puede ser que te sientas inferior y quieras a una persona a quien adorar, que sea el buen ejemplo que jamás tuviste y adopte el papel de un buen progenitor.

Padre ausente

Si eres una chica que, lamentablemente, no tuvo un padre a tu lado, puede que tengas dos caminos. El primero: que hayas crecido sintiéndote deprotegida, lo cual te hará entregarte a una relación de dependencia y manipulación por parte de tu pareja.

Y el segundo: que hayas crecido con el sentimiento de autosuficiencia, lo que te hace pensar que no necesitas a nadie que te quiera, y por lo tanto te impide formar algún vínculo duradero con alguien.