Prepara una mochila de emergencia para enfrentar desastres naturales o humanos

Los sismos son impredecibles, tener una mochila con elementos de emergencia puede salvarte la vida

El terremoto que sacudió el centro de México tomó por sorpresa a todos, once días después del sismo con mayor fuerza registrado en siglos. Horas antes en la ciudad se había llevado a cabo el protocolo para conmemorar el sismo que sacudió la ciudad en el 85. Sin embargo, nadie esperaba que a las 13:14 horas, la ciudad se sacudiera hasta derrumbar lo que quedó vulnerable, hace 32 años, probando que ante los desastres naturales, nadie tiene nada asegurado.

Los sismos no se pueden predecir, por eso, en esta ocasión ni siquiera las alarmas pudieron alertarnos. Pero aún cuando hay desastres naturales de los que se alerta a la población, nunca está demás tener listos elementos de emergencia que pueden salvarnos o ayudar a otros.

¿Qué es la mochila de emergencia y para qué sirve?

Esta mochila es una herramienta auxiliar con productos y accesorios que permiten estar mejor preparadas para enfrentar emergencias provocadas por algún fenómeno natural o humano.

Busca cualquier mochila que tengas en casa, aunque de preferencia debe ser impermeable, tener costuras reforzadas y que puedas ponértela en la espalda para tener las manos libres y rápido desplazamiento. No debe superar los 20 kilos (para cuatro personas) y debe tener un peso ideal de 8 kilos.

El Instituto Nacional de defensa civil (INDECI) recomienda incluir los siguientes artículos:

* Artículos de higiene: gel antibacterial, papel higiénico, toallas de mano y cara, paños húmedos.

* Botiquín de primeros auxilios: algodón, alcohol, vendas, termómetro.

* Bebidas y alimentos no perecibles: agua embotellada, chocolate en barra, atún, comida enlatada.

* Ropa y abrigo.

* Dinero en efectivo, de preferencia en monedas.

* Equipo de comunicación: linterna, radio portátil a pilas, pilas, silbato, agenda con contactos de emergencia, útiles para escribir, plumón grueso.

* Artículos varios: bolsas de plástico y recipientes, cuchilla multipropósito, guantes de trabajo, cuerda de poliéster, encendedor, plástico para piso y techo, cinta adhesiva multiusos, petate o alfombra de paja o tela.