Confirmado: Los hermanos mayores son peores conductores que los menores

¿Los últimos siempre serán los primeros?

La ciencia podrá decir que los hermanos mayores son más inteligentes, graciosos y menos problemas, pero también ha confirmado que son peores conductores que sus hermanos más jóvenes.

Un estudio, realizado por la compañía de seguros Privilege Car Insurance, encontró que los primogénitos tienden a ser conductores terribles pues tienen más probabilidades de desarrollar peores hábitos frente al volante que sus hermanos, como superar el límite de velocidad, abusar del cláxon, gritar o maldecir a otros conductores, cerrar el paso, pasarse la luz roja y hasta irse maquillando o hablando en el móvil. 

La compañía evaluó a 1.395 automovilistas y reveló que el 89% de los que eran hermanos mayores, probablemente acelerarán, el 35% será multado, el 47% molestará a otros conductores al cerrar el paso y el 46% se quedará en medio del camino.

Los psicólogos afirman que esto podría deberse a que los primeros en nacer son demasiado confiados y se acostumbran a ser llevados por los padres a todas partes, lo cual desencadena una actitud floja ante la conducción.

Los hijos más jóvenes a menudo tienen más dificultades frente a los padres pues son más rebeldes y desafiantes que el primero, además de que tienen que esforzarse más para superar al mayor y obtener el reconocimiento del resto de la familia. Esto hace que aprendan más rápido y mejor a conducir.

Charlotte Fielding, cabeza del estudio explicó que otro factor que influye en esta conclusión es que "a veces, los niños que nacen primero tienen padres demasiado nerviosos que están listos para marcar al número de emergencia en el menor de los incidentes", lo cual puede incidir en la ansiedad cuando se presente la hora de conducir.

¿Y los hijos únicos?

Aunque el estereotipo dicta que los hijos únicos son más egoístas y caprichosos, en realidad tienden a tener más consideración con otros cuando están frente al volante. De acuerdo con el estudio, ellos son los menos propensos a tener malos hábitos de conducción.