"Todas somos buenas madres": Carta de una mujer a los que critican a las que tienen hijos

No más "mom shaming". Es momento de entender la verdadera labor de las mamás

Por Karen Hernández

La controversia en torno a los que se dedican a criticar y avergonzar detrás de un monitor, se ha reforzado aún más contra aquellas que son madres (¡justo cuando creíamos que todos están sobre las que deciden no tener hijos!).

Si amamantan a su bebé en público, es malo; si lo hacen en la sala de su casa, es malo; si les dan de comer vegetales, es malo; si les dan chatarra, es malo. Si tienen perros, es malo; si tienen nana, es malo… Parece que los que critican son expertos en crianza.

MÁS: Acusan a madre de "abuso" por someter a su bebé a una situación dolorosa

Ante el "eminente fracaso" de madres (y padres), muchos han optado por levantar la voz y armar movimientos que defiendan la difícil labor que es criar niños. Y es que mientras unas mujeres han subido fotos amamantando a sus bebés, otras muestran su cuerpo post-parto para enaltecer la belleza de la maternidad.

MÁS: "Este no es el cuerpo del que te enamoraste", carta de un cuerpo post-parto

Pero ahora, un mensaje de Facebook, escrito por Karen Johnson del blog, The 21st-Century SAHM, está circulando en todas partes, como una especie de tregua frente a los que se dedican al llamado "mom-shaming".

"Amigas, tengo que sacar algo de mi pecho", escribe Johnson. "Mi casa nunca está limpia. Como siempre. Tengo amigos (con niños) cuyas casas son impecables. ¿Son mejores madres que yo? No. ¿Soy una mejor madre que ellas? No"

"Trabajo todos los días", continúa. "Tengo amigas mamás que no hacen ejercicio. (Me refiero a otro que no sea correr como locas detrás de sus hijos). ¿Eso nos convierte en una madre mejor? No.

MÁS: 'Hip Dips': El movimiento en Instagram que empodera las 'caderas de violín'

A continuación, la autora continúa con una serie de enunciados con los que cualquier madre seguro podrá identificarse:

1. "Tengo una amiga que dio a luz en una piscina, en su sala. Yo tuve al mío en una cama de hospital después de recibir la epidural. Ambas somos buenas madres".

2. "Tomo cerveza o una copa de vino de vez en cuando (¡algunas veces frente a mis hijos!). Soy una buena madre. Mi vecina que también es mi amiga no bebe y también es una buena madre", escribe Johnson.

3. "Yo grito mucho, pero tengo una amiga que es muy callada y paciente. a veces la envidio, pero ambas somos buenas madres".

MÁS: ¡Hola, estrías! Esta marca decidió no editar las fotos de sus modelos y así lucen

Nadie tiene la fórmula para ser lo que llaman "una buena madre" y nadie quiere ser juzgada por ojos y bocas ajenas. Por ello, la autora termina diciendo que no importa si tienes todo el tiempo del mundo para dedicarte a limpiar tu hogar y atender a los hijos y al marido, o si trabajas y cada momento libre va destinado a ellos, aún cuando no puedes con tu alma.

"¿Las madres que se quedan en casa son mejor que las que trabajan? NO.
¿Las madres que trabajan son mejor que las que se quedan en casa? NO.
¿Las madres casadas son mejores que las madres solteras? NO.
¿Eres una mejor madre si llevas a tus hijos a unas vacaciones exóticas? NO.
¿Puedes ser una buena mamá si lo más cercano que se llega a unas vacaciones es el parque? SÍ.
Tengo una amiga gay. Sus hijos tienen dos madres. Ambas son buenas mamás.