Errores financieros que cometemos a los 30

¿Qué tan buena eres para ahorrar? ¿Sabes controlar tus gastos? Descubre si cometes alguno de los errores financieros que aquí mencionamos

Tener unas finanzas poco saludables puede ocurrir de un momento a otro, aunque en realidad es resultado de malos hábitos financieros a lo largo de nuestra vida. Para que esto no te ocurra, aquí te compartimos algunos de los errores financieros más comunes que se cometen a los 30.  

 MÁS: 4 pasos para aprender a ahorrar y no morir en el intento

 1. No saber usar los ahorros. Aquí el problema no es que no ahorres, sino que no sepas hacer buen uso de ese dinero. Los ahorros se usan para una compra específica o una emergencia, sin embargo acabamos usándolos en cosas que realmente no son de primera necesidad y que podrían ser adquiridas en cualquier otro momento. Además si gastamos el ahorro, no dejamos nada guardado y debemos volver a empezar, es un círculo vicioso. 

 2. Gastar, gastar, gastar. Una vez que llegaste a los 30 tienes una mayor estabilidad financiera que a los 20, quizá por ello es más fácil gastar en aquello que siempre deseaste tener o bien en cosas que creemos que necesitamos. Aquí la recomendación es no tener todo el dinero siempre al alcance, lo ideal es invertirlo en un fondo bancario que no puedas tocar.

3. Adquirir muchas deudas. Es frecuente escuchar que si no te endeudas jamás te harás de un patrimonio y hay parte de razón en esta frase, sin embargo, lo que no está bien es que las deudas adquiridas no van destinadas a comprar un inmueble, más bien se trata de pequeños caprichos que van mermando nuestras finanzas. 

4. Jubilación. Realmente hay que pensar en la jubilación mucho antes de los 30, pero es un hecho que muchas personas comienzan a hacerlo a esta edad. Desde luego se trata de ver los planes y opciones de jubilación, pero también cómo tener un ahorro extra. Podemos o bien hacer aportaciones voluntarias a nuestro fondo destinados a la jubilación, o crear un fondo personal adicional que no toquemos. 

 5. Vivir sin seguro. Es uno de los graves errores que puede mermar nuestras finanzas de un momento a otro. Hay que invertir en un seguro de desempleo y de enfermedad que nos proteja en caso de que ocurra una eventualidad, de lo contrario tendremos que echar mano de ese dinero que tanto trabajo nos ha costado guardar.

 

DESCUBRE MÁS EN VIDEO:

Tutorial de belleza: cuidados básicos para tener un cabello de ensueño

Y EN IMÁGENES:

¡Atención! 10 frases que debes evitar en el trabajo

Include SSI