Roxana Miranda: "El sufrimiento de nuestro pueblo está llegando a un límite"

La dirigente de Andha Chile es la carta presidencial del Partido Igualdad, creado en mayo de este año por diversas organizaciones sociales. Sabe que sus posibilidades de triunfo son difíciles, pero no baja la guardia. “Nos habían dicho que era imposible nuestra candidatura, y mira dónde estamos. Lo que no da el dinero lo da el trabajo y la conciencia de que tenemos que cambiar este país”, afirma. Aquí habla de este nuevo camino y de cómo es su vida cuando es simplemente madre y jefa de hogar.

 

Imagen foto_0000000120131002093106.jpg

Por Jessica Celis Aburto.

La figura pública de Roxana Miranda está claramente asociada a su labor como líder de los deudores habitacionales de  Andha Chile (hoy Andha Chile a Luchar Democrático), con quienes ha protagonizado mediáticos episodios de "funas" y llamados de atención a las autoridades. Aclara que ser candidata presidencial no fue una opción personal, ya que como miembro del Partido Igualdad –y en el marco del 1º Congreso Nacional del Partido Igualdad, el 27 de enero del 2013– las organizaciones sociales la eligieron como la opción presidencial del partido.

Está separada y vive con sus 4 hijos, 3 mujeres y un hombre. "Ser jefa de hogar, y dedicar mi tiempo a la política y la lucha social, hacen que la vida en casa siempre sea un factor de equilibrios difíciles. Pero conversamos mucho entre nosotros, y por suerte llegamos a acuerdos. Siempre alguien tiene que ceder", reconoce.

¿Cómo han sido estos meses de campaña?

En lo personal sin duda ha sido un proceso difícil, y lo he ido asumiendo de a poco. No es menor ser la primera pobladora en la historia de Chile que se postula a la presidencia.

¿Crees que efectivamente una mujer proveniente de la plataforma trabajadora tiene reales posibilidades de llegar a ser Presidente en Chile, más sin alianzas políticas?

Somos plenamente concientes de que este será un camino difícil. Cuando decimos que el duopolio (Derecha-Concertación) cerró los espacios y usó el binominal para excluir otras alternativas políticas, también estamos diciendo que Chile no es una democracia real, sino sólo una democracia de cartón. El Parlamento hace algunas semanas aprobó subir el techo del gasto para las presidenciales de 5 mil millones de pesos a más de 9 mil millones. Eso en lo legal. Pero todos saben que en una elección presidencial se gastan más de 50, 80 o 100 millones de dólares. Contra esas máquinas de dinero es muy difícil competir, y no somos ilusos. Somos pobladores, gente trabajadora, que no tiene contactos con grandes empresarios, y estamos muy orgullosos de lo que somos y de lo que hemos logrado hasta ahora. También nos habían dicho que era imposible nuestra candidatura, y mira dónde estamos. Lo que no da el dinero lo da el trabajo y la conciencia de que tenemos que cambiar este país. No por nosotros, sino por nuestros hijos y nietos.

¿Qué vendrá después de esta candidatura presidencial?

Un proceso duro de trabajo. Probablemente más intenso que el propio trabajo electoral. Como partido tenemos el reto de crecer a nivel nacional. Sabemos que si no somos electos, Bachelet o el que salga elegido asumirá habiendo hecho muchas promesas; promesas que no podrá cumplir. Entonces vendrán tiempos de descontento masivo. Porque nuestro pueblo está sufriendo de muchas formas, y ese sufrimiento está llegando a un límite.

¿Por qué eligieron a Gabriel Salazar para asesorarlos en uno de sus planteamientos más relevantes: lograr un cambio de Constitución? ¿En qué está eso?

El profesor Gabriel Salazar, Premio Nacional de Historia, es un de las personas que está interesada en que los movimientos sociales sean actores protagónicos de la historia de Chile. Él nos entregó un documento que plantea claramente mecanismos directos de participación de cada vecino y vecina en la construcción de lo que tiene que ser la primera Constitución construida por los pueblos de Chile. En eso estamos ya trabajando.

¿Cuáles son tus principales ejes programáticos?

Uno, la recuperación de los derechos sociales, salud, vivienda, previsión, educación como un derecho de cada chileno y chilena y no como un negocio de unos pocos. Dos, recuperación de los recursos naturales para los intereses de la mayoría del país. Y tres, lograr una democracia que se construye desde abajo, acabando con los privilegios de la clase política, en particular la derecha y la Nueva Mayoría.

¿Qué piensas del gobierno de Michelle Bachelet y su actual candidatura?

Cuando Bachelet asumió la primera vez, la gente estaba muy expectante de lo que ella iba a hacer. Sin embargo, profundizó un modelo económico de mercado y criminalizó a muchos dirigentes sociales que salimos a protestar: mapuches, secundiarios, deudores, etcétera. Lo que hizo para ganarse a la gente fue entregar muchos bonos y subsidios como una forma de compensar los procesos de privatización que se dieron bajo su gobierno. De ella no esperamos nada. Su reunión con los grandes empresarios en la CPC nos dejó claro quiénes son sus patrones.

¿Evelyn Matthei?

Ella es parte de la misma estrategia que Bachelet. Son las dos caras de una misma moneda. Representa los intereses del empresariado de este país. Es una candidata que difícilmente puede disfrazar su real cara. Le habla al sector de nuestro pueblo que se siente representado por los valores de la derecha; trata de aparecer con un rostro amable, pero estamos claros que lo suyo es seguir favoreciendo a los mismos de siempre.

¿Qué opinión tienes del gobierno de Sebastián Piñera?

Ha sido uno de los peores. Se ha perseguido a los dirigentes sociales y criminalizado la protesta como pocas veces en la historia de Chile. Piñera es un empresario y ha actuado en el Gobierno a favor de los intereses de su clase.

¿De qué se trata la condena que te tiene firmando mensualmente?

Fui condenada por injurias con publicidad contra el entonces alcalde de Parral. Lo que sucedió es que a raíz del terremoto viajamos como dirigentes de Andha a varias ciudades. En Parral nos encontramos con la desagradable sorpresa de que las autoridades comunales no le estaban entregando las ayudas a la gente, sino que las estaban almacenando sin un destino muy claro. Yo denuncié esta situación y usé palabras fuertes, pues la situación requería de una denuncia contundente. El ex alcalde (pues obviamente no fue reelecto), se querelló en mi contra y fui condenada a 3 años de cárcel, que fueron reemplazados por firma mensual.

Hay personas que no estaban de acuerdo con las demandas de Andha por considerar que ustedes faltaban a su compromiso y querían todo gratis. ¿Qué dices al respecto?

La mayoría de las familias que están agrupadas en el Andha han sido estafadas. Insistimos en que se trata de vivienda social, la cual en todo caso nunca fue gratis. Pero la estafa comienza cuando se quiere cobrar hasta 3 o 4 veces el valor de ella. Para los bancos el negocio real es que los que están endeudados no paguen. Porque la vivienda social tiene una garantía estatal. Es decir, si una persona no puede seguir pagando, el banco cobra la Garantía Estatal (que toda vivienda social tiene), se echa al bolsillo el ahorro previo, el subsidio y todo lo que la familia alcanzó a pagar. Y luego lleva la casa a remate y cobra nuevamente por la misma propiedad. Es un negocio redondo basado en el dolor de las familias más humildes. Negocio que ha contado con la venia de la Concertación y la derecha.

Sigue > >