Tu Vida

Francisco Eguiluz en la intimidad: "¡Vivo la vida a concho!"

Oriundo de Valdivia, tiene 39 años, es periodista de profesión y amante del deporte. Por estos días, conduce “Meganoticias Matinal”; mientras que en su vida privada disfruta de la estrecha relación que mantiene con sus dos hijas, de 9 y 4 años.

 

Imagen foto_0000002320130508092446.jpg

Por Angélica Salas. Fotografías: Gonzalo Muñoz.

Parece un tipo serio,  pero no lo es tanto. Muy sencillo y de conversación amena, Francisco Eguiluz conserva la esencia de cualquier sureño. Un hombre que ha hecho carrera, a punta de reporteo y mucha calle y que, en la actualidad, lo tiene convertido en uno de los hombres fuertes del área del departamento de prensa de Mega.

A cargo de las noticias de la mañana, ¿cómo evalúas, a nivel profesional, lo que va de este 2013?
Ha sido un año bien positivo. Siento que, como noticiero, hemos estado en todas donde hay que estar. En la elección del Papa, por ejemplo, estuvimos ahí y, de hecho, mi compañera de noticiero era quien estaba en Roma, que es Macarena Puigrredón…  Además que hemos tenido una pequeña alza de sintonía, que ha sido sostenida en el último mes, entonces, ¡eso algo querrá decir!

Mega está en un proceso de cambio…
Además. Cambiaron los dueños del canal, cambió la ideología, y cambiaron las libertades en Mega, y eso se agradece.

¿En qué se manifiesta el cambio?
En la apertura. Por ejemplo, ahora hablamos de temas que antes no se hablaban; se puede hablar perfectamente de aborto, de divorcio y, en temas políticos, lo mismo. Yo, afortunadamente, en la administración anterior nunca tuve problemas de ningún tipo, pero en buena parte también porque yo traté de evitarlos. Sin embargo, hoy día no tenemos el temor de criticar, por ejemplo, al sistema político en general. O lo que ha pasado en las últimas semanas, desde que eligen a Pedro Velásquez como vicepresidente de la Cámara, hasta que terminan votando a un Ministro, a mi juicio, sin mucha justificación, más allá de que el tema de la educación es cierto que está en crisis.

¿Consideras que se tomó la decisión incorrecta?
Sí, porque no creo que haya un solo responsable. Pienso que la Concertación, que es la que presentó la acusación, es parte del problema también y, en ese sentido, me parece un poco caradura… Porque si fuera contra una corriente política que administró mal el problema, yo lo entendería, pero acá ya llevamos dos corrientes políticas que lo han administrado mal  y no me parece que tengan mucha cara para hacerlo. Y lo mismo pasa con el otro lado, que se mandó el numerito de Velásquez, con el agravante de que Renovación Nacional no solamente votó por él, sino que a la semana estaba pidiendo que lo sacaran, que esa es una cuestión más absurda todavía.

En el noticiero que conduces, ¿hay espacio para la opinión?
Sí, totalmente. En el noticiero de la mañana siempre se ha opinado harto, pero hoy, más que nunca, me permito hacerlo sin ningún temor.

"ALGÚN DÍA VOLVERÉ A VALDIVIA"

¿Cuántos años llevas en Mega?
Desde el 2006. Ya van ocho años.

Antes tuviste una buena pasada por TVN…
Sí. En TVN estuve siete años, después pasé por La Red, donde estuve un año y medio, y de ahí me integré a Mega.

En el verano condujiste el matinal…
Sí. Estuve en el matinal todo enero, pero reemplazando a Lucho Jara. Lo hice medio asustado, pero lo hice y lo pasé la raja.

En ese sentido, ¿te gustaría abrirte a nuevos desafíos?
Sí. A mí lo que me gusta a concho es esto de las noticias, pero sí me vuelven a pedir una paleteada así en el canal, yo feliz de hacerlo.

Por otro lado, tú eres bien cercano al deporte…
Sí, soy fanático. Jugué básquetbol toda la vida y con el fútbol tengo una relación estrecha de ir al estadio, domingo por medio, a ver a mi equipo (la "U") y, cuando juega de visita, verlo en la tele. Eso sí, básquetbol sigo jugando hasta el día de hoy y entreno en el colegio de mi hija, en una liga súper potente, que es la liga de Las Condes. Jugamos una vez por semana.

¿A eso dedicas el tiempo libre?
Es que por tiempo libre yo no me puedo quejar. Como entro a las 5 y media de la mañana, tengo horario de salida a las 3, que es más o menos la rutina que tenemos todos los periodistas que trabajamos en matinales. Entonces,  en la tarde estoy con mis hijas, estudio con ellas, las llevo a clases de gimnasia, a clases de tenis… En ese sentido, puedo hacer una vida familiar que cualquier periodista no puede.

¿A qué hora te levantas?
Diez para las cinco, ¡pero ando muerto de sueño!

¿No te acostumbras al horario?
No, sabes que nunca me acostumbré… O sea, me acostumbré a estar con sueño todo el día, pero no a levantarme temprano… Y llevo quince años en el mismo horario, salvo un año que me tocó reportear… Es jodido, pero ya me habitué a eso de que suena el despertador y tengo que saltar.

Tú eres de Valdivia, ¿no te dan ganas de volver?
Cuando me fui de Valdivia, lo hice pensando siempre en volver. Ahora, tengo claro que hoy día no puedo; primero, por pega, porque es súper sacrificado económicamente trabajar en medios de provincia. Y, segundo, porque tengo a mis hijas acá y sería desacomodarles la vida entera… Si sé que algún día voy a volver a Valdivia y tengo  toda la intención de hacerlo. Aparte, porque tengo todas mis raíces allá.

SIGUE > >