Todos

Esta maestra explica con manzanas las terribles consecuencias del bullying

¿Cuáles son los efectos del bullying de los niños? Esta maestra explica el acoso con manzanas para concientizar a niños y a adultos sobre este problema

Por Viridiana Mirón 

Hoy, más que nunca, sabemos que el bullying es un tema serio, sobre todo para los niños, quienes son las principales víctimas de este problema, pero pocos saben cuáles son las repercusiones reales  y los efectos que el acoso puede causar en los niños.

Con el afán de explicar lo que el bullying provoca en los niños, una profesora Rosie Dutton de Birmingham, en Reino Unido, usó manzanas –literalmente- para concientizar tanto a niños como adultos sobre el tema.

       DESCUBRE MÁS:

  1. Olga Tañón revela la situación de «bullying» que sufrió su hija Gabriella en la escuela
  2. Wollying: cuando las mujeres hacemos bullying a otras mujeres
  3. Mi hijo molesta a sus compañeros: la otra cara del bullying

 

A través de su perfil de Facebook, Dutton profundizó sobre el tema del bullying y la respuesta fue impresionante. Su post se ha viralizado desde entonces y  lleva ya más de 170 mil reacciones y se ha compartido más de 190 mil veces.

Este es la lección de la profesora Dutton:

 

 

 

“Hoy, en una de mis clases, les mostré a los niños dos manzanas (ellos no sabían que antes de la clase había dejado caer al suelo en repetidas ocasiones una de ellas, pero no lo podían notar porque ambas manzanas lucían iguales). Hablamos sobre las manzanas y los niños las describieron como iguales, ambas rojas, similares en tamaño y suficientemente jugosas como para comerse.

Elegí entonces la manzana que había dejado caer y empecé a decirles a los niños cuánto me disgustaba esta manzana, que pensaba que era repugnante, que tenía un color horrible  y que el tallo estaba demasiado corto. Les dije que por eso no me gustaba y no que no quería que a ellos les gustara tampoco y que le debían decir cosas negativas también.

Algunos de los niños me vieron como si estuviera loca, pero pasamos la manzana en círculo diciendo cosas como ‘eres una manzana apestosa’, ‘no sabía ni siquiera que existías’. ‘seguramente tienes gusanos dentro de ti’, etc.

Realmente menospreciamos a esta probe manzana.  Incluso sentí lástima por ella.

Después tomé ambas manzanas y, nuevamente, hablamos sobre sus similitudes y sus diferencias. No había ningún cambio, ambas manzanas lucían iguales. Después corte las manzanas. La manzana con la que habíamos sido amables lucía clara, fresca y jugosa por dentro.

La manzana a la que le habíamos dicho palabras desagradables estaba mallugada y blanda por dentro.

Creo que hubo un momento de claridad en los niños inmediatamente. Ellos realmente captaron la idea. Lo que vimos en la manzana, los moretones, las partes rotas y flojas es lo que pasa en cada uno de nosotros cuando alguien nos trata mal con palabras o con acciones.

Cuando la gente es acosada, molestada o buleada, especialmente los niños, se sienten terriblemente por dentro y en ocasiones no muestran o le dicen a nadie lo que están sintiendo. Si no hubiéramos cortada la manzana por la mitad, jamás nos hubiéramos dado cuenta del daño que le habíamos causado.

Compartí mi propia experiencia de sufrimiento cuando alguien me dijo palabras desagradables la semana pasada. Por fuera me veía bien, de hecho seguía sintiendo, pero por dentro alguien me había provocado mucho dolor con sus palabras y me estaba lastimando.

A diferencia de una manzana, tenemos la posibilidad de poner un alto. Podemos enseñarle a los niños que no está bien decirnos cosas desagradables entre nosotros y que podemos hablar sobre cómo se sienten los demás. Podemos enseñarles a nuestros niños que podemos apoyarnos unos a otros del bullying, como lo hizo una pequeña niña el día de hoy, cuando se negó a decirle cosas feas a la manzana.

Más y más dolor y daño pasa interiormente si nadie hace nada para detener el bullying. Es momento de crear una generación de niños  buenos y solidarios.

La lengua no tiene huesos, pero es suficientemente fuerte para romper un corazón, así que seamos cuidadosos con nuestras palabras. 

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos