Salud

5 razones por las que deberías ducharte por las noches y no en las mañanas

¿Cuando llega la hora de la ducha, eres más una persona de noche o de mañana? 

A muchas personas les gusta empezar el día con un duchazo, mientras que otros prefieren ir a la cama sintiéndose limpios. Pero ¿podría haber beneficios de la ducha en un momento determinado del día?

La ciencia afirma que hacerlo en la noche puede traer más consecuencias positivas para nuestro cuerpo y nuestra salud. Aunque algunos lo harán dos veces al día y otros se saltaran el shampoo y el jabón un día, está claro que tomar una ducha en la noche nos ayuda a relajarnos y conciliar mejor el sueño. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

Promueve la relajación

Los que se duchan en la noche sabrán que se van a la cama con más tranquilidad. El agua caliente y el calor del vapor, liberan la tensión y la ansiedad, atrayendo el sueño y dando la sensación de paz mental.

Una cama limpia

Piénsalo, ¿realmente quieres dormir con todos los gérmenes de suciedad y el sudor que has recogido durante el día? Ducharse antes de deslizarse entre las sábanas promete que no vas a estar cultivando gérmenes durante la noche, mientras duermes. En especial la cabeza acumula muchas bacterías durante el día, así que si te vas a dormir sin lavarte el cabello durante varias noches seguidas, podrías hacer que toda tu almohada se contamine.

Evita la aparición de acné

El punto anterior lo dejó todo claro: no ducharte en la noche provoca la acumulación de polvo y sudor que, junto a toda la grasa producidos por el cuerpo durante el día podría generar acné. Ducharse antes de dirigirse a la cama asegura eliminar todos los rastros de suciedad y aceite de su cuerpo por lo que este hábito será mejor para las personas preocupadas por la belleza y la apariencia. Lavarse la cara a fondo en la noche asegura la protección contra irritaciones y brotes, además de que favorece el proceso de respiración de la piel.

Combate las alergias estacionales

Si tienes alergias estacionales, no dudes en ducharte en la noche ya que de este modo evitas que el polvo, el polen o lo que te genere alergia, llegue a tu piel y se quede impregnado en tu ropa mientras estás en la cama. lo que sistemáticamente empeoraría sus síntomas. Además, esto también podría interferir con descansar lo suficiente porque puede producir picores o molestias en la piel.

Una mejor rutina de la mañana

Mientras que una ducha mañanera puede despertarte, hay veces que ni ser salpicada con agua helada y una taza de café te activen. Una ventaja maravillosa de ducharse en la noche es que te liberarás del tiempo que te toma hacerlo en la mañana y por ende, te ocuparás en hacer más cosas antes de comenzar el día fuera de casa. Ya sea que se trate de meditar, ver el amanecer, escribir, desayunar con tu familia, terminar algún pendiente o incluso dormir un poco más, una ducha nocturna te permitirá tener el tiempo extra para hacerlo.