Dile adiós al tránsito lento con estos consejos expertos

Se trata de uno de los desórdenes digestivos más frecuentes. Dentro de sus causas  está el tener malos hábitos alimenticios, el sedentarismo, un ritmo de vida agitado y, en algunos casos, problemas hormonales. Según el gastroenterólogo de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Ricardo Amaya, este problema se corrige principalmente comiendo frutas y verduras que aportan fibras, además de mantener una constante hidratación.  

Pesadez, incomodidad e hinchazón son parte de los síntomas que puede causar el tránsito lento en las personas. Este consiste en la dificultad para defecar de una forma regular y rápida, sin sensaciones molestas.

Según el gastroenterólogo de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Ricardo Amaya, este problema es producido, principalmente, por tener una dieta sobrecargada de carnes rojas, pastas y dulces, además de mantener una vida sedentaria. “El ritmo de la rutina y los quehaceres muchas veces no nos permiten fijarnos en qué estamos comiendo y muchas veces dejamos las fibras de lado en las dietas”, asegura el especialista.

Grupo de riesgo

El tránsito lento puede afectar a cualquier adulto en un momento dado, sin embargo, es más común entre las mujeres, debido a las etapas que enfrentan a lo largo de su vida, que muchas veces las hacen especialmente vulnerables a este tipo de problemas (embarazo, postparto, menopausia, por ejemplo.)

Tratamiento

Según explica el doctor Amaya, dado que la principal causa del tránsito lento son los problemas alimenticios, buena parte del tratamiento está en directa relación con corregirlos.  “Se deben consumir frutas, verduras, legumbres, semillas, frutos secos o frutas deshidratadas. Su consumo no sólo sirve para mejorar el estreñimiento, sino que lo previene junto con reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas degenerativas como la obesidad, diabetes y cáncer de colon”, asegura el especialista.

El profesional de Centros Médicos Vidaintegra, agrega que el tratamiento farmacológico está en una segunda línea, recetándose una vez estudiado el paciente y luego de haberse descartado patologías anatómicas y trastornos del piso pélvico. “Los medicamentos se deben utilizar siempre bajo supervisión y consejo médico”, concluye el gastroenterólogo.

Atención con estos tips

  • Modificar la dieta: aumentar la ingesta de alimentos ricos en fibra como frutas verduras, legumbres, cereales, entre otros.
  • Hidratarse: consumir como mínimo 1,5 litros de agua diarios.
  • Abandonar el sedentarismo: la práctica de ejercicio físico aumenta la actividad del colon y favorece el tránsito intestinal.
  • Calma: Debes tomarte el tiempo necesario para ir al baño.