La endocepción, el método anticonceptivo que toma fuerza

Las mujeres optan por retrasar la gestación con métodos anticonceptivos colocados directamente en el útero, Mirena es una de las opciones.

Por Gabriela Vaca Jaramillo

Estudios muestran que las mujeres están en riesgo por mal uso de anticonceptivos orales y ahí justamente se menciona a las periodistas y a las médicas, sobre todo cuando su tiempo se centra en su trabajo, sin un horario específico.

Esto implica los olvidos, asegura el ginecólogo Enrique Noboa, es decir, en lugar de tomar la píldora todos los días a las 08h00 de la mañana, "como tuve que atender una emergencia médica o asistir a una rueda de prensa ya se me hizo tarde y me olvidé.

Hay que resaltar algo muy importante, el hecho de cometer un desfase en tomar las píldoras genera un alto riesgo de ovulación para un embarazo no deseado. Entonces lo idóneo para los anticonceptivos orales es que la mujer esté en capacidad de la suficiente disciplina para tomar el anticonceptivo diariamente y a la misma hora.

La situación no es tan grave como se piensa ya que hay alternativas de larga duración que lo que hacen es evitar que el método anticonceptivo dependa de la paciente para que sea cumplido adecuadamente.

 

DESCUBRE MÁS:

 

Para ello existe la endocepción que es el uso de los dispositivos intrauterinos que pueden durar hasta cinco años en su uso y la paciente prácticamente no tiene nada de qué preocuparse", detalla el experto.

El proceso consiste en que el ginecólogo coloca el dispositivo dentro del útero y le brinda tranquilidad a la paciente además que ha permitido una mayor efectividad porque hay que reconocer que los anticonceptivos orales tienen ese problema de recordar la hora exacta para tomarlos.

"Yo siempre les digo a mis pacientes que en sus celulares pueden poner una alarma diaria o relacionarlo con un elemento como el desayuno, entre otros, para que puedan recordarlo, incluso ya hay aplicaciones para ello.

Las inyecciones también son una muy buena alternativa, porque tienen un grupo objetivo muy importante que son las adolescentes, sobre todo por el mantenimiento de la confidencialidad. Obviamente lo ideal es que una jovencita que ya tiene vida sexual activa acuda con sus padres al ginecólogo pero lastimosamente estamos en una sociedad muy conservadora y es muy difícil que esto pase.

Sin embargo, hay estudios que muestran que la endocepción funciona para mujeres jóvenes o aquellas que aún no han tenido hijos porque hasta algunos años existía un mito o paradigma en el cual se pensaba que el uso de los dispositivos intrauterinos incrementaba el riesgo de infecciones pero la OMS le ha adjudicado una categoría 2 a los dispositivos intrauterinos que significa que es apto para adolescentes y mujeres que no han tenido hijos.

Hay que reconocer que en Latinoamérica el tema es más complicado porque en nuestro medio necesitan la aprobación de sus padres, aquí hay que definir si nuestro interés es tener hijas embarazadas o hijas previniendo un embarazo no deseado.

Imagen foto_00000002

El dispositivo es en forma de T pero a diferencia de la T de cobre es que en la rama vertical este dispositivo que se llama Mirena tiene un cilindro con hormona, esta hormona se llama levonorgestrel.

El método consiste en colocar el dispositivo en el útero de la mujer y se queda ahí por cinco años y desde este cilindro vertical, la hormona se libera para ejercer los efectos anticonceptivos que son varios y el más importante es que logra cambiar el moco cervival.

Recordemos que en el cuello del útero se produce el moco y este se vuelve espeso y pegajoso, como un verdadero tapón, que evita que los espermatozoides ingresen al útero. El otro efecto de la hormona es que reduce la movilidad de los espermatozoides, constituidos por una cabeza y el flagelo o cola, este flagelo es el que se mueve y el levonorgestrel le inmoviliza.

La verdadera ventaja es que el método sirve para 5 años, es fácil de colocarlo (no requiere ni anestesia ni medicación) y se lo hace en el segundo día de menstruación porque ya está reducido el flujo y además el cuello del útero está más abierto. La mujer no presenta muchos efectos secundarios porque el efecto ocurre dentro del útero", explica Noboa.