3 técnicas para patearle el trasero a la ansiedad, y ser feliz

Tú no eres la ansiedad, no es tu esencia, no te define y comprender esto es el punto de partida para una vida más positiva.

Analicemos qué es la ansiedad. A veces no sabemos cómo definirla y eso hace que sea más difícil enfrentarla, y eliminarla. Viéndolo desde el punto de vista más básico, la ansiedad es preocupación y miedo. Pero, ¿por qué nos preocupamos y a qué le tememos?

Cuando nuestra mente pasa demasiado tiempo pensando en cosas que no tienen que ver con el momento presente, sentimos ansiedad. Le damos vuelta a situaciones que ya ocurrieron y también, nos torturamos pensando en el futuro, tratando de controlarlo aunque aún no ha llegado.

Es difícil vivir con ansiedad, porque te sientes atrapada y toda la energía que tienes y que usas pensando en pasado-futuro, se gasta y te frustras porque no te sientes capaz de hacer nada más. Ni siquiera, las cosas que más amas en la vida.

sadgirlwallpaperhighdefinitionfordesktopwallpaper.jpg

Long Wallpapers

La ansiedad debe ser tratada por un profesional, eso es lo primero. De todas maneras, es bueno contar con algunas técnicas que te ayuden a entender lo importante que es que te entregues por entero al momento presente, con todos tus sentidos en alerta.

Respira profundo

Fíjate en cómo respiras. Seguramente lo haces desde tu pecho y eso te perjudica, sobre todo si tienes ansiedad. Debemos respirar desde el vientre, así te oxigenas bien, te calmas y estás consciente de tu cuerpo. Observa tu propia respiración, siempre. De hecho, al respirar de forma profunda y desde tu vientre, estimulas el nervio vago, y este envía señales al cerebro, diciéndole que estás a salvo. Eso te calma y reduce la ansiedad.

Siente tu piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo, así que si le prestas atención, te ayudará. El mundo está lleno de texturas, temperaturas, sensaciones y experiencias que entran en contacto con la piel, ¿las notas? Empieza a hacerlo. Siente tu piel, eso será bueno para mantenerte en el presente.

Escucha música

La música es una de las cosas más increíbles del mundo. Si la creas o la escuchas, siempre vas a sentirte mejor cuando tus oídos captan ritmos agradables. Es terapéutica, te ayuda a relajarte, a bajar los niveles de estrés y ansiedad, y también, tiene la capacidad de transformar tu humor en unos minutos.