Los riesgos de utilizar corset para modelar la cintura

Las mujeres siempre se han preocupado por lucir una cinturita de avispa, es por ello que acuden a tratamientos de belleza, cirugías y ejercicios; sin embargo, actualmente también se están ofreciendo resultados satisfactorios a través del popular método corseting o 'tightlacing', el cual consiste en el uso prolongado del corset para moldear la cintura y lograr una notoria disminución de su diámetro.

Los corsets han sido un aditamento básico en la moda de las mujeres durante siglos. Un corset hace que la cintura de una mujer se vea de una talla más pequeña y deseable.

Generalmente, debe atarse por la parte de atrás, reduciendo la cintura alrededor de 16 a 18 pulgadas (40-45 cm). Pueden usarse desde antes de la adolescencia y para toda la vida, incluso durante el embarazo.

Desde los años 1920 los corsets han dejado de ser un requerimiento en la moda, pero aún siguen usándose como accesorio para la noche, lencería, o partes de algún disfraz. Aunque los corsés tengan cualidades positivas, también tienen sus desventajas para la mujer moderna.

MÁS: Ejercítate como los ángeles de Victoria's Secret y baja de peso con estas rutinas

¿Alguna vez has escuchado el término 'tightlacing'? Si no es así, debes saber que se trata de una práctica cuyo objetivo es modificar la forma del cuerpo, para lograr una notoria reducción del tamaño de la cintura y que ésta finalmente quede como un reloj de arena.

La página Waisted Couture, especializada en corsetería y 'tightlacing', explica que para evitar eventuales daños en el cuerpo, lo ideal es que esta práctica sea supervisada por un experto.

Lo más relevante de todo es que si bien es cierto que la técnica puede mejorar tu cintura, la aplicación excesiva de esta técnica ha arrojado problemas físicos en la salud femenina.

Es sabido que páginas dedicadas que promueven el tightlacing, indican que el uso del corset debe ser de aproximadamente 22 horas por día para que sea eficaz. Sin embargo, debes saber que las consecuencias de usar corset en tiempo prolongado no tardan en presentarse, ya que gracias a esta técnica puedes presentar:

Más: Los peligros de la moda de usar faja para todo que impusieron las Kardashian

Problemas respiratorios: Esto causa que las mujeres sufran hiperventilación (respiración intensa y rápida debida a la sensación de falta de aire), hasta desmayos.

Alteración de funciones digestivas: Cuando el corset se usa durante mucho tiempo, limita el consumo de alimentos, lo que puede provocar reflujo gastroesofágico, desnutrición o anorexia.

Desplazamiento de órganos: Por ejemplo, el útero puede ser desplazado hacia la vagina y causar dolor, problemas menstruales, infecciones vaginales e infertilidad.

Deformación muscular: El prolongado uso del corset puede causar atrofia muscular severa y desviación de la columna vertebral.

Obstrucción del flujo sanguíneo: Existe mayor riesgo de desarrollar trombos en las extremidades inferiores y sufrir embolia pulmonar.