Relaja tu mente sin meditar

La meditación no es el único remedio. Checa estas opciones para tu paz mental.

Cuando pensamos en relajar la mente, lo primero que hacemos es pensar, ¿Cómo hacerlo? ¿En qué momento? ¿Con qué técnicas? Creemos que meditar es lo único que nos ayuda a mantener nuestra mente libre de cualquier pensamiento negativo y del estrés. Pero cuando pensamos en sentarnos media hora (mínimo) en silencio y soledad, suena cero atractivo.

Cuando eres una persona creativa y demasiado activa, no concibes eso de la meditación. La buena noticia es que existen otros métodos igual de efectivos y que además te devolverán la sonrisa después del pesado día de trabajo. Toma nota.

Fotografías y videos

Cuando llegues a casa, desempolva el álbum fotográfico de la familia o del último cumpleaños en donde utilizaste una cámara análoga para tomar fotos del momento. Recordar bellos momentos es una linda forma de relajarte naturalmente y sentirte en armonía.

Lee

Pero no cualquier cosa, tómate el tiempo de buscar un libro que se acomode a tus intereses y que, en cuanto lo abras, te desconecte de cualquier cosa y te permita crear tu propio universo en donde todo está bien y fluye.

Camina solo

Escoge tu escenario favorito, el parque o tu calle favorita y da un largo paseo. Si quieres acompáñate de tus audífonos y un playlist tranquilo para hacer el recorrido más ameno.

Siéntate a observar

Observar también es una manera de relajarte. Concéntrate sólo en lo que ves y enfoca tus ojos en aquello que se te haga bello y único. No necesariamente debe ser un objeto, también hay escenas en nuestro día a día que nos llenan de placer con tan sólo verlas.

Habla con un niño

Si tienes sobrinos, hijos o a un niño pequeño cerca de ti, debo decirte que hablar con él puede ser tu salvación después de un día pesado o difícil. Acércate y descubre la maravillosa imaginación de una criatura inocente. Además puedes aprender muchas cosas de ellos.