Fundación Gates lleva la anticoncepción a los países más pobres

El anticonceptivo Sayana Press, con espectro de duración de 3 meses, ya está disponible en Nigeria, Uganda y Bangladesh.

La fundación Bill & Melinda Gates, junto con Pfizer Inc., anunció la semana pasada un acuerdo para llevar el anticonceptivo Sayana Press a los 69 países más pobres del mundo, para que las mujeres puedan adquirirlos por sólo un dólar.

Esta iniciativa se propone expandir el programa piloto que comenzó en África, con muy buenos resultados. Sayana Press se aplica mediante una inyección desechable, tiene un espectro de duración de 3 meses y puede aplicarse fácilmente en casa, sin riesgos de infección.

De esta manera, muchas mujeres del mundo tendrán acceso a la anticoncepción, sin necesidad de recorrer largas distancias para obtener su dosis.

John Young, representante de Pfizer, comenta al respecto:

Se trata de una manera simple de poner la anticoncepción al alcance de las mujeres, en lugares en que los sistemas de salud presentan grandes deficiencias.

Sayana Press ya está disponible en algunos de los países más pobres, entre ellos Burkina Faso, Uganda, Nigeria y Bangladesh. También se aprobó en Europa. Próximamente llegará a otros países de África, Asia y Latinoamérica.

Anticoncepción, un derecho humano

La llegada de Sayana Press a los países más pobres del mundo, representa un avance importante en materia de salud y derechos. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, salud reproductiva y anticonceptivos son derechos humanos.

Melinda y Bill Gates han demostrado su interés por este tema en diversas ocasiones. No olvidemos que en julio de este año, se anunció que la fundación buscaba desarrollar un sistema de anticoncepción a control remoto, con espectro de duración de 16 años.

Dos años antes, Melinda donó más de 500 millones de dólares a una campaña que promovía la misma causa. En aquel entonces comentó:

Cuando viajo y hablo con mujeres de cualquier parte del mundo, me dicen que el acceso a los anticonceptivos puede ser a menudo la diferencia entre la vida y la muerte.

Los esfuerzos de la fundación están encaminados a que, para el año 2020, al menos unas 120 millones de mujeres tengan acceso a los servicios de planificación familiar.