7 tips para dormir más temprano

Si cuando quisiste acostarte a las 10 de la noche pasaste tres horas dando vueltas en la cama, puede que esto te interese.

Nunca he sabido dormirme temprano. Es como si mi mente tratara de retar el cansancio que siento y siempre quiero terminar ganando. No es la mejor forma de irse a la cama. Sabemos que una buena noche de sueño, en calidad más que en cantidad, ayuda a tener mejor memoria, aumenta tu creatividad, te ayuda a conservar tu peso, baja tu estrés y evita la depresión.

Aunque hay días en los que nos proponemos dormir más temprano, e incluso le damos un poco más de tiempo, pasa de manera frecuente que no podemos conciliar el sueño, aunque nos hayamos propuesto dormir a las 10. En lo que respecta a este descanso, mucho es cuestión del hábito, las más de las veces los malos,

1. Cambia paradigmas

El primer paso es redefinir qué es lo que consideras “tarde” y “temprano”. Este concepto cambia con los años, por lo general, cuando llegas a la universidad llega a su pico. Ejemplo: para mí, dormir temprano en mis épocas universitarias era irme a la cama a la 1 de la mañana. Ahora a media noche ya no puedo aguantar mucho más. Pero en definitiva cambiar esta definición ayuda a que empieces a prepararte para dormir un poco antes. El primer paso es redefinir a qué hora te quieres dormir y apegarte a ella.

clock.jpg

Foto: sam mccartney @ Flickr

2.Deja los electrónicos

Esto es muy instintivo, no estamos hechos para estar despiertos en la oscuridad. Pero con la electricidad y la tecnología, hemos alargado mucho las horas que permanecemos despiertos. Y en los últimos años, el problema se ha agravado un poco debido a que tenemos demasiados dispositivos a nuestro alcance. Entre la computadora, las tabletas y el celular, tenemos bastantes instrumentos que nos dan la luz que nuestro sistema necesita para mantenerse despierto un poco más. Este paso requiere de disciplina: una hora antes de la que has decidido que dormirás, deja todos tus electrónicos aparte. Apágalos, también les servirá un descanso.

1ipadbed.jpg

Foto: softpedia.com

3. Deja el trabajo en la oficina

Las nuevas herramientas de comunicación y el hecho de que podemos estar “disponibles las 24 horas”, afectan nuestros ciclos del sueño. Si estás pendiente todo el tiempo, sentirá que estás trabajando todo el día, lo cual no le permitirá a tu cuerpo ir bajando su energía hasta llegar al estado de relajación necesario.Tampoco podrás bajar tu energía de forma gradual. Si te parece demasiado importante seguir disponible, hazte el propósito de desconectarte dos o tres horas antes de dormir. Por eso existe un horario de oficina, no lo alargues.

leavework.jpg

©Redcom studios @ Flickr

4. Escribe un diario de pendientes y preocupaciones

Muchas veces no es que no estés cansada, tu cuerpo se siente agotado, pero tu mente sigue muy despierta. Lo peor: te toma mucho tiempo lograr que se calme. De hecho, en algunas ocasiones nos toma toda la noche. Tómate unos minutos en la tarde o un rato antes de dormir, para escribir los pendientes del día siguiente, las cosas que tienes que recordar, los pagos por hacer, las llamadas urgentes. Para que, a la hora de dormir, tu mente se encuentre tranquila y puedas entrar al descanso más rápido.

journal.jpg

Foto: Susan NYC @ Flickr

5. Ejercítate temprano

Las personas que hacen alguna actividad física, reportan una mejor calidad de sueño que aquellos que no. Lo que es más, los que se ejercitan temprano duermen mejor que los que lo hacen por la noche. Como plus, se les hace más sencillo cambiar sus horarios de sueño y levantarse más temprano. Si haces ejercicio y lo procuras temprano, tu cuerpo estará auténticamente cansado a la hora de dormir.

yoga.jpg

Foto: Affleck Photos @ Flickr

6. Comienza una rutina

Si ya decidiste acostarte más temprano, necesitas comenzar tu ritual para la cama más temprano. O sea, lavarte los dientes, desmaquillarte, ponerte la pijama, etc. Seguir siempre esa rutina ayuda a tu cuerpo a entrar en un estado de calma. Igualmente, como hacen los niños muy pequeños, cuando estés en la cama muévete, estira, bosteza.

rutina.jpg

Foto: ©Gaietty @ Flickr

7. Duerme cuando estés cansada

Luchar con el sueño en realidad no te ayuda en mucho. Puede que te sientas con un poco más de energía por un rato, sin embargo al día siguiente no será así. Si estás cansada, vete a dormir.

tired.jpg

Foto: ©island bluebird @ Flickr

Pareciera lógico, pero de estos pasos hay muchos que nos saltamos. Tantas veces nos proponemos dormir más temprano y nos encontramos girando en la cama durante horas, y nos damos por vencidos. Pero el truco es cumplir con varios pasos antes de lograr entrar a los brazos de Morfeo más temprano. Por mi cuenta, lo intentaré, ¡háganlo también chicas! Y nos cuentan el resultado.

Fuente: Huffingtonpost
Foto: Jonathan vdk