Chía: el gran protector cardiovascular

Se trata de una semilla milenaria-una planta similar a la lavanda originaria de México y Guatemala- que forma parte de la alimentación humana desde sus inicios.

La Chía es una de las semillas más saludables que existen en la actualidad. Varias de sus propiedades son científicamente probadas, pero aún quedan algunas que no están demostradas. Se trata de una semilla milenaria-una planta similar a la lavanda originaria de México y Guatemala- que forma parte de la alimentación humana desde sus inicios.

Uno de sus grandes beneficios es el alto contenido del ácido graso esencial Omega 3 (más del 60% de su aceite), que actúa como un efectivo protector cardiovascular. Esto significa que, consumiendo regularmente Chía, podremos mejorar la calidad de las paredes vasculares y vasos sanguíneos, además de disminuir el riesgo de infarto.

Los lípidos forman parte de la membrana de todas las células del cuerpo humano.Al incorporar el omega 3 es altamente probable que la composición del cuerpo se base en ella, lo que mejorará la estructura de las neuronas, tejido cerebral y ocular.

Los beneficios de esta semilla aumentan si se deja remojando en algún líquido, ya que con el transcurso de las horas se transforma en un gel.Al consumir este gel, el organismo forma una barrera que captura los alimentos y hace que los nutrientes se absorban lentamente. Esto ayuda a mantener la sensación de saciedad, situación ideal para no comer de más. El Chía también ayuda a mantener estables los niveles de azúcar o glicemia Esto ocurre porque regula el vaciamiento gástrico y eso permite que la glucosa en la sangre suba lentamente y se mantenga normalpor un periodo prolongado.

También es un gran aporte de calcio y gracias a su efecto hipolipemiante, disminuye el colesterol. Todos estos beneficios son posibles consumiendo tres cucharadas soperas diarias, que pueden ser disueltas en agua, yogurt o jugos. Es importante destacar que si se administra bien, en las colaciones por ejemplo, evitaremos todas esas comidas a deshoras. Te ayudará a mantener las glicemias, a tener menos hambre y a llevar una alimentación saludable sin esfuerzo.