Tips para prevenir las enfermedades respiratorias en nuestros hijos

El invierno es uno de los períodos más críticos para los niños, ya que aumentan los contagios de enfermedades estacionales como el Virus Sincicial, la Influenza o el Adenovirus.

El invierno es uno de los períodos más críticos para los niños, ya que aumentan los contagios de enfermedades estacionales como el Virus Sincicial, la Influenza o el Adenovirus. De hecho, en los hospitales ya se está produciendo el peak de consultas por este tipo de enfermedades.

El Virus Sincicial es uno de los más comunes y los niños con más riesgo de contraerlo son los menores de cinco años, los que sufren de enfermedades crónicas y los bebés prematuros. Por lo general, es una infección leve, ya que de cada cien niños contagiados, sólo uno requiere cuidados hospitalarios. Cuando el cuadro se complica, puede derivar en bronquitis obstructiva y en una mayor sensibilidad de los bronquios, lo que provoca la tos del niño ante situaciones cotidianas como la exposición a una estufa a parafina.

La Influenza- estacional o AH1N1- también es muy común en esta época del año y se manifiesta con fiebre, decaimiento y dolor de cabeza. Por otra parte, el Adenovirus, se presenta como un cuadro respiratorio que produce conjuntivitis, diarrea y, en algunos casos, puede derivar en enfermedades crónicas del pulmón.

En medicina se habla de enfermedades respiratorias altas y bajas. Las altas afectan a una parte específica del cuerpo como la nariz, la laringe y la faringe, lo que deriva en afonía y congestión respiratoria. Las bajas, son las que afectan a la tráquea, a los bronquios y al pulmón, lo que podría provocar enfermedades más complejas como la bronconeumonía.

¿Qué signos le deben preocupar a una madre que tiene un niño con una infección respiratoria aguda? Fiebre alta por más de tres días, rechazo al alimento y al agua, dificultad respiratoria y quejidos. Si el cuadro comenzó como un resfrió normal y empeora, deben dirigirse a un centro asistencial.

¿Cómo prevenir estas enfermedades?

Lamentablemente ni el virus Sincicial, ni el Adenovirus pueden ser combatidos con vacunas, pero sí existen algunas medidas que se pueden tomar para prevenir.

  • Promover la lactancia materna hasta los seis meses, ya que aumentan las defensas del niño y, además, le entrega una buena nutrición y afecto.
  • No fumar dentro del domicilio. El humo del cigarro es una agresión a las vías respiratorias y aumenta en cinco veces la posibilidad de contagio.
  • Evitar la calefacción a leña y parafina, que producen una mayor combustión. La calefacción eléctrica es más limpia y menos agresiva para las vías respiratorias del niño.
  • No exponer a los niños menores a ambientes con grandes grupos de personas como jardines infantiles o salas cunas.
  • Evitar cambios bruscos de temperaturas (exposición al frío), porque los factores de protección disminuyen.
  • Ventilar la casa, ya que al renovar el aire se eliminan los virus.