Amo esperar...

Columna de Daniela Droz

¿No les ha pasado que cuando anhelan mucho algo les da una ansiedad terrible y como un desespero, pero cuando llega el momento tan esperado se preguntan ‘¿por qué rayos me desesperé si cuando se obra bien todo lo bueno llega’? 

Lol, ok … espero me hayan entendido, resulta que somos muchos los que hace unos meses tomamos decisiones de esas que provocan un miedo tremendo, pero aun así nos lanzamos con mucha fe. El proceso de saber esperar es muy fuerte porque mil cosas pasan por nuestra cabeza, pero cuando todo comienza a moverse y a caer en su sitio es un alivio al corazón y la sonrisa es inevitable en nuestro rostro.  

Cada vez que esto me sucede caigo en tiempo y recuerdo que NUNCA debo perder la fe ni las ganas de luchar, recuerdo que siempre vale la pena esperar cuando se trata de ser feliz. Qué rico se siente darse nuevas oportunidades cuando realmente se desea un cambio, no importa si se trata de tu vida profesional o personal todos merecemos estar donde deseamos estar.  

Yo creo que el truco para no desesperarnos es cogerle cariño a esperar. Suena loco, pero es como aprender a disfrutar las mariposas en el estómago, imaginar todos los días cómo será ese momento tan esperado. Lo que con mucho amor se espera con mucha pasión se disfruta. Es como cuando te enamoras, siempre da miedo volver a intentarlo, siempre aterra pensar en volver a empezar y todo el tiempo imaginamos cómo será el primer encuentro con la persona amada. Es difícil, pero hermoso cuando sucede pues así mismito es cuando soñamos con un cambio de vida.  

Cógele cariño a la espera, ama y disfruta el proceso porque ese proceso es lo que nos va preparando para recibir y valorar todo lo bueno y todo lo nuevo que llega. 

Sentirse emocionado no es malo. Es como cuando me subo a una tarima, cuando agarro un micrófono para cantar, cuando me paro frente a cámaras de TV, las mariposas revolotean sin parar en mi panza porque siento pasión por lo que hago y eso no debe desaparecer jamás. 

Lo que debemos controlar es la ansiedad y el desespero porque eso sí hace daño. Inhala y exhala y disfruta de la espera, aprendamos a amar la espera porque ese gran día va a llegar.  

Yo no se tú, pero yo declaro que AMO ESPERAR.  #SéFeliz #ypacuándolovoyadejar.