La poderosa razón por la que Lady Di era fanática de la alta costura

Lady Di encontró en la alta costura una poderosa forma de romper con las estrictas reglas que la realeza británica le imponía

La alta costura y la realeza comparten una historia que los une desde que el diseñador Charles Frederick Worth, encargado del vestuario real de la emperatriz Eugenia, fundó La Federación de la Alta Costura y la Moda en Francia para regular los criterios que deben tener las prendas para ser consideradas alta costura.

Te recomendamos la nota siguiente:

A lo largo de las décadas, las integrantes de la casa real han recurrido a los diseñadores de alta costura para crear las piezas más icónicas que van a lucir en los eventos más importantes dude su vida, así lo hizo la princesa Diana de Gales, quien desde que se convirtió en un miembro de la realeza británica fue portadora de los vestidos más recordados de alta costura hasta ahora.

El primero fue el que usó el día de su boda con el príncipe Carlos en 1981, La princesa llegó al esperado evento con un vestido diseñado por Elizabeth Emanuel con encaje antiguo y una cauda de seda de 7.5 metros que cautivó al publico internacional.

Lady Di Lady Di

La moda como forma de rebeldía

A partir de este momento, Lady Di encontró en la alta costura un escape de las estrictas reglas a las que debía someterse, ya que a pesar de que no podía hacer declaraciones a la prensa no aprobadas por la realeza, buscó expresarse a través de la moda, en particular al usar prendas de alta costura que eran elegantes y clásicas pero siempre con un giro moderno que desafía los criterios del código de vestimenta de la realeza en los eventos de gala a los que atendía.

Mientras estuvo casada con el príncipe de Gales, deslumbró en los eventos de gala con piezas femeninas dignas de una princesa, entre las más recordadas, están: el vestido azul turquesa que llevó a un baile en Australia en 1983 en donde fue recordada por usar una gargantilla como diadema.

El memorable vestido azul de Victor Edelstein con el que bailó con John Travolta en la Cena de Estado de la Casa Blanca.

El arriesgado vestido bicolor que usó para asistir al America’s Cup Ball en 1986.

El vestido inspirado en otra famosa princesa, Grace Kelly, que usó para el Festival de Cannes en 1987, una pieza azul de la diseñadora Catherine Walker.       

Te recomendamos en video: