Body Positive

5 razones por las que no deberíamos opinar sobre cuerpos ajenos (ni siquiera de forma positiva)

Hay que dejar de validar esta práctica como sociedad, en la que todos estamos expuestos.

Opinar cuerpos ajenos

El cuerpo no puede ser objeto de comentarios indeseados y el centro de atención, aunque desde hace años está normalizado opinar sobre el físico de los demás sin sentir restricciones al respecto y hasta excusándose de la “confianza” o las “bromas”.

Hay que poner de moda la cultura del respeto porque los juicios corporales afectan la autoestima del otro y es algo que no se debe tomar a la ligera.

Razones por las que no debemos opinar sobre el cuerpo de los demás

Nadie nos solicitó la opinión

La mayoría de las veces que esto pasa producto de la imprudencia de la persona y no porque el tercero pidió una opinión.

Precisamente ahí es cuando se produce el body shaming, ese comportamiento tóxico en el que se genera vergüenza a alguien por su tipo de cuerpo.

Incluso, cuando alguien solicite el comentario hay que tener delicadeza y tacto con lo que se va a decir, sin necesariamente ser deshonestos.

Cada cabeza es un mundo

Un comentario, por muy sencillo o ingenuo que parezca, puede impactar gravemente en la autoestima y seguridad de los demás.

Una persona es más que su físico

Opinar sobre cuerpos ajenos es una una mala costumbre social muy arraigada que hace que las personas sean evaluadas y valoradas por su aspecto físico.

También incide la influencia de la publicidad y los medios de comunicación, los cuales fomentan prototipos de belleza que obligan a las mujeres a perseguir esos ideales, sin tener en cuenta la diversidad corporal.

Fomenta los patrones de belleza

Precisamente por el punto anterior, juzgar a alguien por no lucir de determinada manera es irreal porque no existen los cuerpos hegemónicos.

No sabemos lo que la otra persona está atravesando

Quizás para ella no era deseable perder peso o no se siente atractiva con sus kilos extras, aunque a ti te parezca que sí. Por eso, es mejor no opinar sobre aspectos que pueden herir a los otros por lo que sucede en su interior.

Incluso pueden estar atravesando una distorsión de la imagen corporal, lidia con trastornos alimenticios o una mala relación con la comida, ahí podríamos agravar su condición.

Tags

Lo Último


Te recomendamos