logo
/ InstagramDismorfia corporal: la secuela que impacta en las mujeres por culpa de los filtros de Instagram
Body Positive 31/05/2021

Dismorfia corporal: la secuela que impacta en las mujeres por culpa de los filtros de Instagram

Este trastorno va en aumento y conlleva a cirugías plásticas para modificar la apariencia de forma radical.

Hacerse fotografías con filtros de Instagram es una actividad inocente, pero que cada vez está teniendo mayor impacto en la salud mental de mujeres jóvenes en el mundo. Su peor consecuencia: la dismorfia corporal, o lo que es igual a una preocupación obsesiva por el aspecto físico al no parecerse a esa versión editada.

Es decir, al creer que esa apariencia es mejor que la natural, comienza un flagelo a su autoestima que desembarca en rechazar su imagen corporal, recurrir al maquillaje o incluso, a cirugías estéticas.

El problema comienza cuando se quiere imitar a toda costa esa apariencia irreal.- Instagram @tiki_tijanad.

La dismorfia corporal en tiempos de redes sociales

De hecho, un reportaje de Elle es el primero en plantear esta relación entre los filtros de Instagram, o de Snapchat, con la dismorfia corporal que han visto en crecimiento los cirujanos plásticos.

En la mayoría de los filtros que se utilizan en redes sociales se estrechan las narices, se hacen los rostros más afinados, los labios más gruesos y las cejas más elevadas”, comienza explicando el doctor Ángel Juárez al citado medio.

“Esto se traduce en una mayor demanda de rinoplastias, bichectomías y aumento de labios”, agrega. En este mundo donde las comparaciones están al alcance de un click, cualquier imperfección mínima o hasta imaginaria, hace mella en la confianza personal.

Los filtros están muy normalizados en las nuevas generaciones.- Instagram @asialasak.

Sin embargo, todas estas imágenes procesadas digitalmente no reflejan la realidad y tampoco someterse a cambios bruscos en el físico, dentro o fuera del quirófano, termina siendo una solución para sus problemas de amor propio.

“Suelen ser personas muy perfeccionistas a la vez que inseguras, con mucho sentido de la responsabilidad y gran miedo al fracaso. La mayoría de los casos comienzan en la adolescencia, si bien no es hasta la edad adulta cuando acuden al especialista”, añadió a la fuente.

Para solucionar esto, los expertos recomiendan el apoyo psicológico para tratar el problema de base y evitar una cirugía plástica innecesaria, frenando el sucumbir ante la ansiedad que arrastra el paciente producto de la dismorfia corporal y que luego conlleve a más frustraciones.

Más de este tema:

Gordofobia, la discriminación que sufren las mujeres por no cumplir cierta talla

Famosas que desafían estándares de belleza y nos inspiran a ser auténticas

Acne Positivity: el movimiento que nos enseña que está bien no tener un cutis perfecto

Te recomendamos en video: