Descubre cómo sacarle el mayor provecho a tu iluminador y lograr que se mezcle con tu piel

Conoce algunos tips para conseguir una de las cosas más complicadas en el mundo del maquillaje: lograr que se mezcle con tu piel de manera uniforme.

Aprender a usar iluminador y lograr que se mezcle con tu piel es clave para lograr un maquillaje radiante. De hecho, un toque perfectamente colocado puede resaltar instantáneamente el look de tus ojos, definir tu rostro y crear simetría. Pero así como tiene muchas ventajas para ti, también es muy complicado de aplicar de manera exitosa.

Así que si no estás muy segura sobre cómo aplicar este tipo de maquillaje, tenemos todos los detalles que necesitas, desde la fórmula que debes elegir, cómo aplicarla de manera correcta para lograr una apariencia brillante e impecable.

4 consejos de maquillaje ideales para lucir increíble en las videollamadas

Ahora que las videollamadas son tan útiles durante estos tiempos, no vienen mal unos consejos de maquillaje para lucir increíble en ellas.

Descubre cómo sacarle el mayor provecho a tu iluminador y lograr que se mezcle con tu piel

Elige la mejor fórmula para ti

La diferencia entre "tu piel es increíble" y "¿Hay sombra de ojos en tu mejilla?" está en la fórmula. Idealmente, un iluminador brillante es invisible hasta que capta la luz y luego se ilumina. Esto es mucho más fácil de encontrar en fórmulas líquidas o en crema.

Según reseña el portal Life Hacker, los iluminadores líquidos suspenden uniformemente las partículas de pigmento relucientes en una base translúcida que se evapora a medida que se difumina, sin dejar nada más que un hermoso brillo. Así que si necesitas iluminador para suavizar la piel con textura, elige una fórmula en crema o líquida para que se mezcle con tu piel.

Los iluminadores en polvo tienden a ser mucho más opacos y, por lo tanto, menos tolerantes. Las fórmulas transparentes y más duras funcionan mejor. Además, las sombras de ojos reflectantes con pigmentos base translúcidos también son excelentes iluminadores.

En cuanto a color, esto no importa tanto como la textura: dejando de lado los grandes desajustes de tonos (los iluminadores demasiado claros se ven mal en la piel oscura y los iluminadores demasiado oscuros se ven embarrados en la piel clara), las sutiles variaciones de color son imperceptibles una vez aplicados.

Siempre que las partes no reflectantes de la fórmula sean translúcidas, cualquier color de iluminador, desde el champán hasta el bronce, pasando por el verde y el rosa helado, puede verse sorprendentemente natural.

Maquillaje fácil y elegante para celebrar el fin de año

Existen varias técnicas de maquillaje para principiantes que pueden ayudarte a resaltar la belleza de tu rostro

Usa la brocha adecuada

Muchas personas aplican el iluminador con sus dedos para lograr que se mezcle con tu piel de manera uniforme. Si bien son la herramienta perfecta para la fórmula líquida y en crema, si estás trabajando con polvo, pueden ser una aplicación muy dura, especialmente en la piel, dejando rastros de textura desigual. Es por eso que es mejor aplicarlo con una brocha.

Esta debe ser adecuada, debe ser lo suficientemente densa para recoger el polvo y lo suficientemente rígido para mezclarlo de manera prolija, pero cualquier cosa demasiado densa y rígida corre el riesgo de concentrar demasiado iluminador a la vez.

Si ninguna de tus brochas hace un buen trabajo con el iluminador en polvo y estás pensando en comprar unos nuevos, es preferible comprar un juego económico de fibra sintética. Muchos de ellos son sorprendentemente buenos: suaves, fáciles de usar y bastante duraderos para resistir el lavado regular, considerando que son de baja gama.

5 trucos de maquillaje para mujeres mayores de 40 que quieren quitarse un montón de años de encima

Después de cierta edad debemos ser más cautelosas con los productos que usamos y la forma en que los usamos

Para que se mezcle bien con tu piel

Aplicar iluminador en un área que normalmente está opaca da como resultado nada más que una sombra muy elegante y brillante. Y si no tienes pómulos naturalmente prominentes, resaltarlos de manera agresiva puede desviarse rápidamente hacia el territorio de la "sombra elegante", pero hay muchas otras opciones.

La forma más fácil de averiguar dónde aplicar el iluminador es mirar tu rostro sin maquillaje frente a un espejo, recibiendo un poco de luz solar indirecta. Sonríe un par de veces, inclina la cabeza y haz algunas muecas. Allí es donde notarás ciertas zonas oscuras. El iluminador se verá más natural cuando se aplique directamente sobre esas sombras, así que elige lugares que enfaticen tus características favoritas y continúa desde allí.

La cara de cada persona es diferente, por lo que estas sugerencias específicas pueden funcionar o no para ti. Lo importante a tener en cuenta es que incluso si te encantan los pómulos brillantes, iluminar algunas características adicionales genera un brillo más difuso, que siempre se ve más realista.

Te recomendamos en video