Cremas según tu edad: guía para invertir en un tratamiento de belleza

El secreto de la belleza imperecedera no está en ningún remedio mágico, pero sí en el cuidado oportuno de la piel. Por esta razón, aquí te compartimos algunos tips para aprender a cuidar tu piel en las distintas etapas de tu vida.

Qué tomar en cuenta al elegir una crema

Tecnología

En las cremas realmente se investiga para conseguir fórmulas que sí sean beneficiosas para la piel. Hay incluso hasta patentes científicas e instituciones, así como premios (IFCC) para este tipo de desarrollos.

Mientras más se avanza en estudios dermatológicos en temas como células madre, genética, etc, más van cambiando las formulaciones, basadas en las demandas que presentan los consumidores. Y esto puede tardar años en desarrollarse en laboratorios, con científicos trabajando también en equipos multidisciplinares.

Crema para el rostro

Ingredientes

Muchos de ellos son bastante difíciles de conseguir, producir y por ende, de trabajar. Por ejemplo, para la crema Sublimage de Chanel, la marca cultiva y analiza, así como mejora su propia vainilla, para la que necesitan 60 mil frutos verdes (160 kilos de vainas frescas y 14 mil flores frescas) para obtener un kilo de vainilla Planifolia.

A los 20: combate el envejecimiento y el acné

Un error común en el que muchas mujeres caen es pensar que la juventud es una especie de escudo protector y que por ello no necesitan cuidar su piel. ¡Error! Es en esta etapa donde se debe comenzar a cuidar la piel del envejecimiento prematuro, la contaminación y todos aquellos factores que pueden dañarla como los rayos solares.

Aquí debes establecer una adecuada rutina de belleza que contemple: limpieza profunda, exfoliación e hidratación. Si tu piel es propensa al acné, lo ideal es que consultes a un especialista que te recomiende productos adecuados y que no resulten agresivos para tu piel. Un punto fundamental es que sepas qué tipo de piel tienes y con base en ello puedas hacer la elección de los productos que van acorde con ella.

crema para el rostro

A los 30: minimiza la pérdida de elasticidad de la piel

No es que a los 30 se active una especie de 'botón destructor' y de pronto aparezcan los signos de la edad, la resequedad y la falta de luminosidad. Lo que es un hecho es que la piel comienza a perder elasticidad, hidratación y las arrugas son más enfáticas. Necesitas un aliado que te ayude a contrarrestar estos efectos. Aquí se refuerza la importancia de conocer tu tipo de piel; si aún no lo sabes necesitas resolverlo de inmediato, ya que tu piel puede estar sufriendo los estragos de un maquillaje no adecuado o una hidratación deficiente. Irse a la cama sin desmaquillarte no está permitido, especialmente porque una limpieza facial deficiente comenzará a pasarte factura antes de lo que imaginas. Recuerda que una vez que tu piel está limpia necesita algo que la hidrate mientras duermes, así que debes buscar una crema hidratante de noche.

crema para el rostro

A los 40: escucha a tu piel

En esta etapa es vital 'escuchar' lo que nuestra piel necesita. Y lo decimos porque, en muchas ocasiones, los amigos y familiares parecen saber mejor que nosotros lo que necesitamos. Procura no dejarte guiar por la última tendencia de belleza y, si vas a aplicar un nuevo producto, haz una prueba previa que te indique que no eres alérgica a los ingredientes que contiene.

Los expertos recomiendan no exagerar en la aplicación de productos de cuidado de la piel, pues se corre el riesgo de generar una reacción alérgica. Lo ideal es buscar una crema con un poderoso efecto hidratante y que contenga en su fórmula retinol o ácido glicólico. También es clave no perder de vista que, si bien es necesario protegerse de los rayos UV, hay que nutrir a nuestra piel de vitamina D a través de pequeños baños de sol.

50 y más: hidrata a profundidad

Por nada del mundo debes dejar de lado tu rutina de belleza. Que las arrugas sean más marcadas no significa que debes descuidar tu piel. Apuesta por una crema de día y otra de noche y no te olvides de usar un producto con Factor de Protección Solar (FPS).

Mantén hidratada tu piel con una crema cuya fórmula esté hecha con base en retinoides, estos te ayudarán a suavizar las líneas de expresión y las manchas oscuras, así como a impulsar una renovación celular.

No te olvides de elegir productos con un alto contenido vitamínico, ya que contribuirán a prevenir los daños causados por los radicales libres. Apuesta por cremas que contengan glicerina y niacinamida, un ingrediente que ayuda a mejorar la barrera natural de humedad de la piel.