Este sábado podrá ver la primera pasarela virtual hecha en Colombia

El Covid-19, nos ha mostrado una nueva realidad en la que dejamos de pensar en singular para hacerlo en colectivo.

La diseñadora Daniella Batlle, invitó a un grupo de emprendedores multidisciplinarios de la industria  que incluye, a la agencia de modelos Informa, el maquillador,  el fotógrafo Il Retallack, videografía,  la agencia de relaciones públicas All in One, el decorador florista David Vásquez,  al chef  Adolfo Cavalie del restaurante  Tierra y  a las marcas de accesorios  Balleti y Carolina Alba, a crear en colaboración la primera pasarela virtual, buscando conectarse con una audiencia, ahora volcada en un 100% a lo digital, en estos nuevos tiempos, en los que las experiencias se viven desde casa.

La pasarela se realizó, bajo todos los protocolos de sanidad, con turnos de trabajo y toda la protección ya parte del futuro inmediato de la industria de la moda en Colombia.

Será transmitida en este sábado 9 de mayo a las 6:30 pm por el Instagram @daniellabatlle.

Sobre la colección

Esta colección de prendas únicas y atemporales, ha sido elaborada por pequeños talleres y comunidades locales que promueven el arte, folklore y el talento colombiano, incorporando prácticas que fomentan el consumo responsable de prendas de vestir, valorando la calidad en los materiales, impulsando el consumo local, los procesos éticos y el buen diseño.

La colección está inspirada en la naturaleza de las plantas, la botánica, frutas y hortalizas. Cada una de las prendas ha sido hecha y concebida para durar por muchos años en nuestro clóset y convertirse en esa pieza especial que se hereda de mujer a mujer generación tras generación.

El 90% de las piezas son hechas en seda, un material que busca reducir el impacto ambiental y el desperdicio de recursos, los retazos del desperdicio de la tela se utilizan para desarrollar joyas y accesorios.

Al ser digital, la estampación de las telas no utiliza agua, una vez la prenda cumple su ciclo de uso al incinerarse se desintegran en su totalidad.

Estampados primaverales y tropicales, con aires muy románticos, guardan el marcado ADN de la diseñadora, siluetas fluidas, que contrastan con estructuras y plisados, que juegan con gramajes de distintos tipos de sedas, exponiendo transparencias y los distintos cuerpos de las telas. La paleta de colores va desde tonalidades muy suaves como el blanco y el lila, hasta colores llenos de vida como amarillo mostaza, azul klein, Vinotinto y verdes.

La filosofía de la marca es, apoyar creadores locales independientes, en condiciones de labores justas, materiales y diseños de excelente calidad.