Por qué tener cuidado con lo que ponemos en nuestro rostro

Todo lo que necesita saber sobre la piel y sus cuidados fundamentales está aquí.

Todas deseamos una piel sana y luminosa que nos haga lucir radiantes incluso los días en que no usamos maquillaje. Para lograrlo, necesitamos los pasos adecuados que mantienen nuestra piel limpia, hidratada y libre de imperfecciones. Esto se debe tener en cuenta además de tener cuidado con los productos que se aplican al rostro a diario.

Hay que categorizar primero. Existen distintos tipos de piel: mixta, grasa, sensible, seca o normal. La categoría se encuentra determinada por varios factores y, específicamente, en el caso de la piel sensible, esta se caracteriza por la facilidad de reaccionar ante cualquier estímulo, ya sea mecánico o químico. Se irrita fácilmente y hasta puede ocasionar reacciones como enrojecimiento, hormigueo o picazón en la piel, alergias e incluso heridas en los casos más severos.

Muchas de las reacciones alérgicas que se presentan en el rostro, es por el desconocimiento de lo que aplicamos para que este luzca radiante, pero, ¿en realidad sirven todos los productos que se recomiendan?

Hoy en día existe mucha irresponsabilidad (a pesar de que existe tanta información) en el uso de productos para la piel. Para eso, la dermatóloga Luisa Galinda, en compañía de Isdin, entrega una rutina de belleza adecuada y aclara algunos mitos al respecto.

¿Cree que estamos un poco perdidos en el cuidado de nuestra dermis por la cantidad de información poco contrastada que se encuentra en la web?

Sí, en Internet encontramos mucha información errónea, no solo en dermatología, también en otras áreas de la salud, y es muy preocupante pues no se comprueban las fuentes y se disemina muy rápido llevando a las personas a autoformularse o a restringirse  de formas innecesarias. La información allí debe ser objetiva, veraz, contrastada y con objetivo de difusión

¿Cómo podemos saber cuál es nuestro tipo de piel?

La piel normal está bien equilibrada: no es demasiado grasa ni demasiado seca, tiene poros finos, textura suave, color uniforme y no es sensible. Por su parte, la piel seca puede percibirse tirante y áspera, y verse opaca. La piel grasa tiene brillo y poros visibles, mientras que, en la piel mixta, la diferencia entre los tipos de piel varía en la zona T y en las mejillas.

¿Cuáles son las principales manchas que salen en la piel?

Las manchas en la piel son un problema bastante común: la mayoría están dadas por factores genéticos y exposición solar crónica, pues en la infancia nunca tuvimos la cultura de la proteccion solar. Estas siempre deben ser evaluadas por un dermatólogo para descartar malignidad. Una vez se ha descartado, empieza el manejo despigmentante, que depende 100% de la perseverancia del paciente. También se ordenan manejos tópicos para la casa, despigmentantes y esto se complementa con manejo en el consultorio con procedimientos estéticos como láser.

¿Qué puede significar una mancha en la piel? 

Para determinar si un lunar es atípico, las personas pueden recordar las características anormales del melanoma pensando en las primeras letras del abecedario.

A: Asimetría, una mitad se ve diferente a la otra.

B: Bordes, cuando son irregulares.

C: Color, puede tener variaciones o varios colores en la misma zona.

D: Diámetro, es más grande de seis  milímetros.

E: Evolución, su tamaño, color, síntomas o forma han cambiado en el tiempo.

De igual manera la piel afectada por melanoma puede sangrar o formar costra. La intuición y el autoexamen son fundamentales en la detección temprana.

¿Qué hacer para mantener la piel sana?

El cuidado de la piel debe ser una rutina diaria, así como lavar los dientes o hacer ejercicio. En general, se debe llevar una dieta balanceada alta en frutas, no fumar, hacer ejercicio regularmente, usar todas las medidas de protección solar y tener una rutina antienvejecimiento formulada por un dermatólogo, que puede incluir el uso de antioxidantes tópicos, como ejemplo la vitamina C.

Y en función de la edad, ¿qué cuidados específicos hay que tener?

A todas las edades hay estandares a seguir como: limpieza suave, hidratación y protector solar.  En la adolescencia se deben tratar enfermedades que puedan dejar secuelas como el acné. Asimismo, después de los 25 años empieza la pérdida de ácido hialurónico natural por lo que idealmente se debe consultar con un dermatólogo para iniciar rutinas de antienvejecimiento.

¿En qué orden se debe aplicar en la piel con respecto a la crema hidratante, sérums y demás?

El orden correcto es:

Limpieza

Hidratación con antioxidante

Protector solar en el día

Limpieza nocturna

Hidratación y serum antiedad