Moda y Belleza

Esteban Cortázar: De creador inspirado a inspirador de sueños

El diseñador más universal de la moda colombiana quiere abrir puertas para quienes como él, soñaron un día con volar alto.

El niño prodigio de la industria de la moda, que a los 15 años llegó a ser la sensación de la Semana de la Moda en Miami, a los 22 se convirtió en el diseñador creativo de Ungaro y luego como director de la prestigiosa página de moda digital Net- A- Porter se sumó a una linda causa en Colombia, hacer parte de la Gala Volar más Alto 2019, organizada por la Universidad Jorge Tadeo Lozano para un beneficio social, conseguir recursos para estudiantes en situación de vulnerabilidad.

Cortázar, quien nació en Bogotá, pero hizo su carrera en Miami,  Nueva York, y posteriormente en París, volvió a encontrarse con diseños de colecciones atrás, quizás piezas que por diferentes motivos jamás vieron la luz o se presentaron en pasarela, pero que ahora cuentan con un nuevo significado, ayudar a quienes lo necesitan.

PUBLIMETRO habló con él a propósito de su momento actual y de su visión de la moda global y colombiana.

¿Por qué lo movió esta causa para donar su trabajo?

La invitación llegó de una forma personal porque mi tío forma parte de la junta directiva de la Universidad entonces él personalmente me llamó a contarme esta linda causa y de esta cena que con mucho amor y mucho trabajo hicieron hace meses. Me quería invitar como diseñador especial, subastamos varios vestidos míos para recaudar fondos para los estudiantes de bajos recursos de la universidad.

También realicé un conversatorio para hablar de mi historia y trayectoria, como inspiración para estos diseñadores.

¿Se imaginó algún día convertirse en inspiración para otros gracias a su trabajo?

La verdad es que nunca fue algo que pensé cuando recién comencé mi carrera, yo inicié muy pequeño y a medida que han pasado los años es que me he dado cuenta de que mi historia sirve como inspiración para jóvenes que quieran pensar que sí es posible.

Contando mi historia y conociendo la perspectiva de nuevas generaciones o lo que veo a futuro, me ayuda a entender esto como algo que sea parte de la plataforma que estoy creando y en lo que puedo profundizar un poco más, un tema más cultural, social y de inspiración que vaya más allá de la moda.

¿Si pudiera regresar al pasado, le gustaría ser de nuevo diseñador?

Qué bonita pregunta. Creo que volvería a ser lo mismo, porque lo que me ha pasado ha sido increíble, hay obviamente cosas y elementos de mi trayectoria donde he tenido momentos altos y bajos, no creo que cambiaría ninguno de esos momentos porque me han enseñado un montón y que han formado el camino. Cuando hay momentos bajos en las carreras es una oportunidad para ver por qué está pasando eso y qué se puede hacer diferente y reinventarse de alguna manera. Yo siempre estoy sintiendo que me tengo que reinventar y cambiar. Obviamente he evolucionado como persona, como ser humano me interesan otras cosas más, toda esa evolución me sirve para los retos que vienen.

Es un diseñador que exalta, incluso en una colección, lo orgulloso que está de ser colombiano, ¿qué lo hace sentir esto, sobre todo cuando está por fuera?

Es algo que corre por mi sangre y mis venas, es algo que no significa un esfuerzo para mí, es algo que siento, es una responsabilidad. Ahora tengo un deseo de estar más cerca mi país porque siento que he hecho mucho por Colombia estando afuera, ahora me gustaría hacer más por mi país estando aquí. Incluso, no descarto vivir un tiempo acá y por eso siempre estoy buscando oportunidades.

¿Para dónde cree que va el mundo de la moda hoy en día?

Es una interesante pregunta, esto porque es muy difícil dar una respuesta clara.

La respuesta real es que no tengo ni idea, esto porque estamos viviendo un momento muy raro al que la moda le falta un poco de identidad, creo que el sistema global de la moda que ha estado ahí por muchos años se ha roto un poco, porque ya no existen las reglas en cuanto a cómo es la forma de hacer las cosas para poder tener el éxito en esta industria como vender en el exterior, pensar que para tener éxito uno tiene que internacionalizar lo que hace, llegar a las grandes revistas, que yo cuando niño soñé con hacerlas y me estoy dando cuenta de que hoy en día muchos de los estudiantes o diseñadores emergentes tienen otro tipo de sueños, por ejemplo, hacer moda sostenible, que ayude a proteger el medio ambiente, temas que hace muchos años no hacían parte de la conversación.

También ahora se habla de diversidad de culturas, de vestir a diferentes cuerpos y no solo pensar en las mujeres altas y delgadas, sino pensar en qué es belleza desde todos los puntos de vista, esa conversación está pasando hoy en la moda y me parece muy importante tenerla. Entonces, esto me lleva a pensar que el futuro de la moda va por esos lados, profundizar el tema un poco más, no solamente basarlo en lo que es la estética por más de que la moda pueda empoderar a alguien porque lo hace y da confianza, pero eso no es lo único.

¿Qué opina de las pocas firmas que se dedican a las tallas grandes?

Hoy en día estamos viendo cómo se da oferta a otro tipo de cuerpos, cuerpos más reales, la realidad de la vida que uno ve en las calles: todo tipo de alturas y de cuerpos, expresiones de género, y eso lo estoy viviendo con diseñadores que me inspiran para hacer mi trabajo.

¿Cuánto ha madurado Esteban Cortázar desde Ungaro hasta hoy?

He empezado a saber más qué quiero, quién soy, qué me gusta  y qué no me gusta. Hay cosas que uno no aprende cuando tiene 20 años. Con la experiencia que he tenido, después de Ungaro, y ahora haciendo este proyecto, siento que ahora sí tengo algo que decir a través de mi trabajo, y eso lo siento más en mi propio proceso. Soy más directo en mis decisiones.

Tags

Lo Último


Te recomendamos