Del odio al amor en una sesión: así cambió mi percepción sobre la depilación láser

La actriz chilena Ignacia Allamand nos cuenta su relación con esa técnica de depilación

La depilación y la lucha contra el vello corporal ha sido problema de las mujeres, y de los hombres, desde tiempos inmemoriales. Se dice que incluso hay rastros de que el hombre prehistórico se rasuraba con piedras y que en la antigua Grecia un cuerpo depilado era un ideal de belleza, juventud e inocencia.

Ya en el siglo XX con la popularidad de la minifalda, las piernas depiladas se convirtieron casi en una “obligación” en el mundo femenino y, luego con el nacimiento del hombre “metrosexual”, el cuerpo lampiño dejó de ser exclusivo para las mujeres y pasó a ser habitual en personas de ambos sexos.

Hoy en día con el auge del feminismo son muchas las mujeres que consideran esta hábito innecesario, y se cree que llevar por ejemplo las axilas al natural, es una forma de manifestar la adhesión a este movimiento cada vez más fuerte y necesario.

Depilación femenina: consejos y tips para usar la rasuradora de forma correcta

Mantén tu piel perfecta en toda ocasión de forma fácil y rápida con estos datos para un óptimo uso de la rasuradora

Ya no hay una forma única estética aceptable y cada individuo elige que hacer, o no hacer, con sus vellos, lo que parece ser algo positivo ya que de cualquier forma depilarse es una práctica dolorosa, aburrida y, en muchos casos, costosa. O al menos así lo era hasta ahora.

Recuerdo que fue a fines de los 90 cuando por primera vez escuché hablar de la depilación láser, algo tan futurista en ese momento como el internet inalámbrico. ¿Depilarse una vez al mes y después de unas cuantas sesiones no tener que hacerlo más? Sonaba demasiado bueno para ser verdad. Y lo era. Además de lo costoso del tratamiento, el famoso láser era una máquina que no sólo tardaba mucho, si no que dolía como si te estuvieran arrancando un pedazo de piel y quemándote con un fierro caliente al mismo tiempo. No exagero. Después de unas cuantas veces decidí volver a la cera y aceptar que esta vez la moda no solo incomodaba, si no que dolía, y mucho. No terminé el tratamiento y aunque reconozco que si disminuyó el vello, no lo eliminó completo y nunca más quise intentar esa forma de tortura, hasta ahora.

Estas famosas han optado por la no-depilación para demostrar la belleza femenina

Todas las mujeres pasamos horas quitando todo rastro de vello en el cuerpo, sin embargo, las famosas están luchando contra esta idea de belelza que nos ha impuesto la sociedad.

Hace un par de meses, una amiga de esas que son expertas en todo, me hablo de lo feliz que estaba con su tratamiento indoloro, rápido, sin necesidad de esconderse del sol por meses, y que en solo 10 sesiones promete acabar con el vello definitivamente: “Siempre y cuando este tenga un tono oscuro ya que no hay láser que funcione con los vellos rubios”, me dijo mi amiga.

Al principio me mostré escéptica, no estaba dispuesta a someterme nuevamente a algo tan incómodo e innecesario, pero fue tal su insistencia que decidí probarlo y tengo que reconocer que tenía razón. Supongo que al igual que el resto de la tecnología, la depilación láser avanzó muchísimo desde esa primera experiencia y pude comprobar que efectivamente hoy en día el tratamiento es mucho más amable que hace 10 años.

Happy láser se encuentra ubicado en el local 2 del segundo piso del WTC y la promesa es depilación definitiva, en 10 sesiones, sin dolor y con pocos días de no exponerse al sol. Y se cumple. No duele absolutamente nada, es muy rápido, y en solo tres sesiones ya estoy viendo muy buenos resultados, además de la amabilidad con la que las chicas me ayudan a mover y cambiar las horas porque suelo ser un desastre a la hora de planificar las citas. Desde el primer momento te sientes en confianza, las operadoras son muy profesionales y toda la sesión no se tarda mas de una hora para tres zonas del cuerpo. Además, ofrece un 30% de descuento si mencionas que llegaste a través de Nueva mujer. Lo recomiendo a ojos cerrados.

Te recomendamos en video: