Seis dietas con sentido que debería considerar

Saludables y efectivas: entérese de las nuevas tendencias

Los regímenes alimenticios tienen una particularidad de ser considerados costosos debido a la calidad y cantidad de insumos que deben incorporarse al consumo diario. Pero esto no siempre debe ser así.

Comer sano o hacer dieta no tiene por qué ser costoso ni complicado, ni tampoco debería tomar más tiempo de nuestra rutina. La clave está en siempre “hacer lo mejor” con lo que está a nuestro alcance y aprovechar nuestros propios recursos.

Bascula

Bascula personal digital
Bluetooth y App Fitness
$1,299.00

La revista estadounidense US News dio a conocer, como es habitual, su ranking de las mejores dietas para comenzar el año con un cambio total. Allí se evalúan un total de 41 regímenes, con un panel de expertos que estudió cada plan de alimentación teniendo en cuenta su seguridad, grado de dificultad, nutrición y efectividad a la hora de perder peso. Estas son algunas de las dietas más recomendadas por los expertos.

Dieta Mediterránea

En primer lugar quedó la dieta mediterránea, un plan de alimentación saludable basado en comidas típicas y recetas inspiradas por los alimentos que caracterizan el estilo de cocina tradicional de los países que bordean el Mar Mediterráneo. Según los especialistas en salud, “con su énfasis en las frutas y verduras, el aceite de oliva, el pescado y otras comidas saludables, la dieta mediterránea es sumamente sensata”. Esta incorpora lo básico de una alimentación saludable, además de un poco de aceite de oliva y quizás una copa de vino tinto, entre otros componentes. Se destacan alimentos de origen vegetal, como frutas y verduras, granos enteros, legumbres y nueces. También se utilizan hierbas y especias en lugar de sal para dar sabor a los alimentos. Entre las proteínas, se aconseja consumir pescado y aves al menos dos veces por semana.

Dieta DASH

En el segundo puesto se encuentra DASH, que corresponde a las siglas en inglés de Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión (Dietary Approaches to Stop Hypertension), especial para quienes sufren presión arterial alta y necesitan un plan de alimentos que vaya más allá de una dieta de uso múltiple.

Se recomienda especialmente a aquellas personas que padecen hipertensión, ya que se puede regular la presión sanguínea sin necesidad de medicación. Es una dieta baja en sal y alta en frutas, vegetales, granos integrales, lácteos bajos en grasas y proteínas magras. Es de resaltar que limita los alimentos con alto contenido en grasas saturadas. Estos alimentos incluyen carnes grasas y productos lácteos enteros.

Dieta Flexitariana

Se resalta en cuanto a seguridad nutricional, la facilidad de poder seguirla y perder peso a largo plazo. Recordemos que se trata de la práctica “flexible” del vegetarianismo: la mayor parte de la alimentación está basada en productos de origen vegetal, pero se puede comer carne u otros alimentos animales esporádicamente o en poca cantidad.

En otras palabras, si está interesado en hacerla, debe saber que puede combinar días con y sin carne a su gusto. Se trata de reducir la carne sin excluirla por completo, lo que la convierte en una alternativa interesante para personas que simpatizan con el vegetarianismo pero no desean eliminar la carne por completo.

Dieta MIND

Es una combinación de la dieta Mediterránea y la dieta DASH. Se posiciona como una de las más saludables y ayuda a combatir trastornos neurodegenerativos, como el Alzheimer. Su consumo se basa en hojas verdes, nueces, frutos rojos, pescados, legumbres, granos integrales y aceite de oliva.

Entre otras indicaciones, se recomienda consumir una fruta al día, una ensalada al día, tres porciones de cereales integrales al día, 30 gramos de nueces o frutos secos, una porción de frutos rojos dos veces a la semana, pollo dos veces a la semana y pescado una vez a la semana.

Dieta de la Clínica Mayo

En la sexta posición está la Dieta de la Clínica Mayo. A esta se le otorgaron altas calificaciones por su capacidad nutricional, su seguridad y eficacia para la prevención de la diabetes. Se destaca por el uso de alimentos como las frutas, las verduras y los granos enteros.

Dieta TLC

Se trata de un Cambio Terapéutico del Estilo de Vida, (Therapeutic Life Change, por sus siglas en inglés). Es un plan de alimentación creado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y especialmente recomendado para promover la salud cardiovascular, ya que contribuye a reducir el nivel de colesterol en la sangre sin necesidad de tomar fármacos.

Más allá de perder peso, el objetivo es disminuir los niveles de colesterol y contribuir a la salud del sistema cardiovascular. El colesterol podría bajar en un 10% en un plazo de seis semanas, según los estudios realizados sobre esta dieta.

Los alimentos que son introducidos en los menús del regimen TLC se basan en el consumo de cantidades abundantes de frutas y vegetales, granos enteros, productos lácteos con bajo o ningún contenido de grasa, alimentos con alto contenido de fibras, pescado y pollo sin piel.