Así es el 'shading' para cejas, el secreto de las famosas para lograr una mirada perfecta

El diseño de cejas sigue cobrando importancia para lograr un rostro armonioso y una mirada de impacto

En la actualidad, las cejas han ganado un mayor protagonismo a la hora del maquillaje. Ya sea que se lleven arqueadas, delgadas o muy pobladas, cada vez son más las opciones.

Las técnicas para conseguir el trazo perfecto, cada vez son más diversas y apuntan hacia lo natural, sin dejar de ser efectivas.

El shading o sombreado de cejas es una técnica que gana más y más seguidoras, por tratarse de un tratamiento invasivo, cero doloroso y con resultados muy naturales.

Esta técnica sigue un protocolo cien por ciento manual. Primero se dibuja pelo a pelo la forma de la ceja siguiendo los remolinos y formas naturales.

El paso a paso

Quienes decidan atreverse por este cambio, deben saber que el proceso debe ser realizado por profesionales certificados en cosmetología, estética y maquillaje.

La técnica se inicia con un análisis del rostro en el que se dibuja a manera de bosquejo el diseño de la ceja, respetando la expresión natural de la misma.

A continuación define la forma, corrige las irregularidades y dejan que hablen por sí solas para que no pierdan su personalidad.

La importancia de un buen diseño es vital, ya que cambia notablemente el gesto y el rostro.

Después de dibujar pelo a pelo la forma de la ceja siguiendo los remolinos y formas naturales, se sombrea con la técnica del shading.

Se rellenan y trabajan combinaciones de pigmentos para obtener el tono e intensidad deseados.

Otro aspecto importante en esta nueva práctica es que no se utilizan tintes, sino pigmentos, con lo que se garantiza que el tono escogido no varíe cuando se oxide ni se aclare con el tiempo, algo que sucede con el tatuaje y otras técnicas de micropigmentación.

Este método es apto para todos, salvo mujeres embarazadas y lactantes o personas que estén en proceso de quimioterapia o radioterapia, hemofílicos o los que padecen cicatrización queloide.

Es una técnica que no duele y los cuidados posteriores son sencillos, similares al de cualquier pequeña herida en la piel.

 

Te recomendamos en video: