Fin de año: Aprende a mantener el estrés bajo control

Alivianar la carga laboral, practicar yoga, andar en bicicleta, compartir con amigos o la familia son buenas alternativas para librarnos de la ansiedad o la sensación de agobio a la hora de cerrar un ciclo.

Falta una semana para que se termine el año y nos enfrentamos a situaciones que pueden provocarnos estrés o ansiedad, como organizar una cena importante, entregar los balances de 2018, redactar informes o lograr que cuadren los números en el trabajo.

No nos confundamos. El estrés es una condición natural del organismo, incluso, algunos concuerdan en que es una característica del ser humano, pues funciona como una alerta que nos permite reaccionar. Aunque, si no se mantiene bajo control, puede provocar consecuencias a nivel físico, tales como cansancio, agotamiento, problemas para conciliar el sueño, ansiedad, entre otros.

Sé objetiva

El cierre del año suele ser un período agobiante, y el estrés suele superar los niveles normales. Por lo mismo, queremos sobrellevarlo de manera que no se convierta en una preocupación, ya que suele ser inconveniente y desadaptativo.

Así lo explica Jorge Pantoja, sicólogo de la Clínica Vespucio, para quien, la mejor manera de prevenir situaciones estresantes es gestionar nuestro tiempo, organizar nuestros pagos y hacer listas de prioridades. “Lo más fácil es enfrentar la situación que nos preocupa. Visualizarla lo más objetivamente posible, no encerrarse en el problema y conversar con otras personas”, dice.

yoga

El sicólogo explica que, de esta manera, con perspectiva, las personas se dan cuenta que están desgastándose en algo que no merece tanta atención o que puede solucionarse. “En esta época las personas suelen estresarse, pero si esto se sostiene en el tiempo, puede ser inadecuado”.

El experto recomienda evitar la automedicación y optar por alternativas naturales, como las hierbas que disfrutan de propiedades relajantes. Prueba con la melisa, valeriana, pasiflora, lavanda o la conocida hierba de San Juan. “Lo más simple es intentar llevar la vida con tranquilidad, planificar lo que hacemos, socializar, distraerse, salir de la rutina y evitar la tensión”, aconseja, y agrega que “es necesario recordar que, si alguien se siente sobrepasado o sobrepasada, debería visitar a un especialista. No soy partidario de la automedicación”.

Además de estas indicaciones, para el especialista es fundamental encontrar espacios para desconectarse del trabajo diario. En caso de no poder optar a vacaciones, lo primero es intentar reducir los horarios, reservar espacio para nosotros mismos, resguardar la vida familiar, tener mascotas, hacer ejercicio, elongar, practicar yoga, andar en bicicleta o nadar. “Este tipo de prácticas pueden lograr contener el estrés”, comenta.

Que el estrés no te quite el sueño

Salud

Entre otras consecuencias, una situación de estrés descuidada, o mal gestionada, puede acarrear cansancio, pero, al mismo tiempo, alteraciones en el dormir que dificultan un descanso óptimo.

La neuróloga Evelyn Benavides, de la Clínica Vespucio, explica que la capacidad de conciliar el sueño puede verse afectada, pues, en mayor o menor grado, condicionará la rutina diaria. “El estrés aumenta la adrenalina cerebral, lo que dificulta que el sueño sea reparador”, comenta.

El aspecto principal para Benavides, a fin de mantener regímenes de sueño saludables y evitar que el estrés interfiera en nuestro quehacer cotidiano, es conservar los horarios, evitar consumir alcohol o bebidas energizantes de noche, hacer deporte temprano y desligarse de todo tipo de pantallas (celulares, computadores, tablets), antes de disponerse a dormir.

Sanación espiritual

El Sistema de Sanación Alama, creado por la sicóloga Valeria Mandaovic, del Campus de Sanación Alama, propone ayudar a las personas a conocer las causas vivenciales de las enfermedades que se adoptan, intentando promover un estilo de vida en que nos encontremos en paz con nuestro espíritu.

Según explica, a nivel mental, los pensamientos negativos pueden arrastrar molestias o cansancio físico, lo que puede traducirse en alguna enfermedad física o sicológica.

En este centro, recomiendan someterse a una limpieza energética, o bien, aprender a sanarse a uno mismo a través de esta terapia. Otra alternativa es probar con la técnica Alama, que busca sanar mediante lo que denominan “canalización energética” y descontaminar o soltar cargas emocionales, tanto del cuerpo físico, mental como emocional.

Te recomendamos en video:

 

También te puede interesar: