Sexo y moda: Una historia de larga data

La polemica por las colecciones “hipersexualizadas” es un alegato hacia algo ya visto.

Aunque en la moda lo sexual ha sido un tema largo y complejo, para los que criticaron a Anthony Vacarello por su colección Primavera/Verano 2019, parece ser el descubrimiento del fuego: Saint Laurent fue criticado por ser “hipersexualizado”, porque mostrar pechos de modelos al aire es totalmente “objetificado” y porque qué irónico, no se ha hecho jamás. Pero la historia muestra otra cosa y el sexo en esta industria es polémico, complejo y sobre todo, una historia fascinante. Y estos son sus hits más importantes.

Cambiando el género

Aunque culturalmente han existido elementos para hacerse más atractivo, en la moda se comienza a hablar de términos de género para cumplir con el cánon: Worth hace las partes traseras más abultadas y luego Chanel consigue quitar todos esos cánones de la feminidad al introducir prendas masculinas al guardarropa femenino. Yves Saint Laurent hará lo propio a finales de los 60 y a comienzos de los años 70. McQueen hará lo propio con la falda masculina, siendo uno de sus mayores exponentes.

Sex symbols

View this post on Instagram

#catherinedeneuve

A post shared by Isabel Costa (@isabelfutre) on

Con la llegada del star system y la cultura de masas, cambia la aspiracionalidad y el ideal de belleza, sexualidad y atractivo. Ahora muchas mujeres y hombres ven en las estrellas y en las figuras una forma de mostrar ese atractivo y deseo. Lo que hace la moda es conjugar eso pero con el estatus: de esta manera, en las publicaciones de moda todos estos íconos aparecerán retratados a través de la ropa de manera artística, como lo que hace Helmut Newton. También, personajes de cine serán determinantes para hablar de sexo y moda, como la “Gilda” de Rita Hayworth y sus vestidos ceñidos o la Barbarella de Jane Fonda.  Con la llegada de la cultura joven, musas, it girls y rockeros también serán fuentes de inspiración para la moda, así como los movimientos urbanos.

Objetos de deseo

Lo provocativo y transgresor llega a la moda en los años 60 y 70. Mary Quant inventa la minifalda, Yves Saint Laurent hace lo propio con el sastre masculino en cuerpos de mujeres, luego Halston marca la época disco y en los años 80 Thierry Mugler hiperboliza las siluetas femeninas. Versace llega con una sexualidad muchísimo más abierta y sus vestidos cortos con materiales como el cuero y estampados exuberantes. Asimismo, las súpermodelos se erigen como símbolos sexuales y referentes de moda al mismo tiempo.

Pornchic

Para los 90 y dosmiles , la sexualidad llega a un punto más transgresor todavía.  Tom Ford se arriesga más con sus campañas, iniciando, junto con Carine Roithfeld, lo que se conoce como el “pornchic”. Su campaña para su perfume es igual de polémica y escandalosa, así como las editoriales de esa época.

Polémicas

De todos modos, para los tiempos de las redes sociales, hay cosas que ya no son aceptables. Roithfeld es despedida de su puesto como editora de Vogue París en 2011 por sexualizar niñas. Se critican constantemente las campañas alusivas a la violencia sexual de Dolce & Gabbana (violación colectiva) y Jimmy Choo, entre otras marcas.

La era post #MeToo

El activismo cobra fuerza en redes sociales y se denuncia el trato hacia los modelos en una industria explotadora y cruel. Terry Richardson, fotógrafo célebre por la sexualización de sus retratos, es acusado de abuso sexual y es vetado de Condé Nast  luego de que destape el escándalo de Harvey Weinstein y se comience un movimiento imparable donde el abuso y el acoso ya no son tolerados. Las modelos comienzan a revelar el trato tiránico hacia ellas: comentarios sobre sus cuerpos, las demandas de sus empleadores. Organizaciones como The Models Alliance toman fuerza. Ahora vender sexo está sobrevalorado y sobre todo, es algo delicado en una época en la que ya no todo es permitido.

P y R

William Cruz Bermeo, historiador de moda  UPB, Medellín

¿Cómo explicarle a la gente que sexualizar una colección no es algo nuevo?

Pienso que lo primero es explicarle a la gente quién es Yves Saint Laurent  para uno comprender el contexto de la marca como tal y en qué momento comienza l comienza a explorar el tema de la sexualidad femenina en su carrera. Él lo hace hacia los años 60 inicios de los 70. Uno puede pensar que son dos periodos esplendorosos en su carrera y en contexto, son dos periodos que pasaron a la historia, porque representaron una revolución y toma de conciencia y por otro lado una liberación de la juventud y sexualidad en las mujeres. De tal manera que la revelación del cuerpo en YSL será un factor determinante ahora y más adelante. Él es el primer diseñador en mostrar los senos de las modelos en pasarela a través de dichosas transparencias. En la nueva colección de Anthony Vacarello uno sigue encontrando esas claves que muestran a Saint Laurent, como los sastres y las transparencias. Pero, para Saint Laurent, lo sexual no es objetificar, es sinónimo de libertad, tal y como lo hizo Chanel, que lo llamó su heredero espiritual, ya que dio un paso adelante en  unir guardarropas de hombres y mujeres. El jugó con el género en vez del sexo. Y la colección tiene puntos reiterativos. Desde ese punto de vista no logro entender el debate.

Pero a Saint Laurent lo criticaron en 1971 también. ¿No ha cambiado en nada el discurso?

Hay que ponerse en contexto: en los 70 su colección se llamó “ la colección escándalo”. La gente estaba escandalizada porque encontraba de mal gusto una recuperación de modas de 30 años atrás, que era de las abuelas. Esas críticas fueron más estilísticas que políticas. Saint Laurent no genera el escándalo porque su ropa hable de la liberación sexual de su época y de la búsqueda de una igualdad de derechos entre hombres y mujeres, paradójicamente la gente se escandaliza porque rescata modas de los años 40. Encontramos una prensa de moda bastante anquilosada que le resulta escandaloso rescatar el guardarropa de la abuela.  En esta colección, se puede ver más el escándalo a la hora de mostrar el cuerpo y mostrar a las modelos como juguetes, pero por otro lado, me parece que estos escándalos son medio armados. Eso con el objetivo de generar recordación sobre colecciones que ya no producen escándalo per se.

Hablar del tema es complejo. Hay sexualidad y género, como la de Chanel y sexualidad y moda como la de Versace.

Claro, Versace es mucho más abierto, pero es que si uno mira la campaña Gigi Hadid hay todo un tema alrededor del afro hipersexualizado y hay cosas que contar, pero en la colección de  Vacarello, ¿por donde?

¿Usted cree que luego de lo de Terry Richardson y el #MeToo el tema se enfrió?

Sí. Atravesamos una época donde justamente se busca que las modelos mujeres se valoren por otro tipo de cosas. Ahora, en palabras más severas, me parece más escandaloso como ese tono pedófilo de Hedi Slimane con varones. El más anciano no tiene 18 años. Ese señor ha jugado con eso desde hace mucho rato y hay una homoerotización del adolescente en toda su carrera pero nadie habla de eso . Ya no es negocio hacer este tipo de cosas, nadie le conviene y nadie se arriesga o la exhibición descarnada de lo que se considera políticamente incorrecto. Nadie osaría hoy hacer lo que hizo Carine Roithfeld a no ser que se quisiera buscar un escándalo de grandes dimensiones que tuviera el aparato preparado para eso. Por eso no hallo el sentido de eso.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO