Joyas según rostro y cuerpo: Te ayudamos a elegir las mejores para ti

La forma de tu cara, o tu color de piel y pelo, pueden ser determinantes a la hora de escoger una joya o bijutería. Toma nota de estos consejos, súper simples y fáciles de recordar, que elaboramos en conjunto con Swarovski.

 

Imagen foto_0000002220150429164021.jpg

 

Lo primero que hay que dejar en claro es que no existen reglas que definan lo correcto o incorrecto en las opciones que cada persona puede usar como joya; en palabras simples, cada una es libre de elegir lo que le gusta. Sin embargo, tal como siempre se tienen en cuenta las características personales a la hora de elegir la ropa –todas sabemos perfectamente bien qué nos queda bien y qué no– se puede hacer lo mismo cuando se eligen las joyas o bijutería.

Si vas a escoger un collar, un anillo o un par de aros, es importante tener ciertas consideraciones a la hora de elegir lo mejor para ti.

Partamos por arriba, los aros. Sean joyas auténticas o fantasías de las más económicas, los aros son un complemento clave e indispensable para cualquier look, y por eso no deben escogerse a la rápida.

* Rostro ovalado: Buena suerte, porque casi cualquier forma te queda bien.

* Rostro redondo: Lo ideal es alejarse de aros con esa misma forma, para evitar que se acentúen las redondeces de tu rostro. Unos modelos largos o angulosos son perfectos.

* Rostro de corazón: Debes elegir pendientes con la forma contraria a los rasgos triangulares de la cara; por eso, si este es tu caso, nunca uses unos que finalicen en punta o que se ensanchen en la parte superior.

* Rostro cuadrado: Huye de los aros de gran tamaño con diseños angulosos. En general unas argollas o unos aros largos sencillos ayudarán a suavizar tus rasgos.

* También es fundamental tener en cuenta el resto del cuerpo. ¿A qué nos referimos? Si eres alta, los aros largos potenciarán tu estatura, pero si eres más bien bajita, mejor apuesta por los modelos pequeños, porque en este caso los aros largos no te aportan.

* Otra consideración respecto a los aros: la ropa. Por regla general, los aros pequeños tienen un efecto más elegante, mientras que los largos suelen ser más asociados con un glamouroso look de fiesta. Si llevas un prenda de lentejuelas, elige un modelo sencillo y no muy grande para no recargar el look, y por el contrario, si luces un modelo básico como un LBD o una camisa blanca, atrévete con un modelo cuanto más llamativo mejor, para poner el toque deluxe a tu outfit.

 

Resto del cuerpo
El color de tu pelo y piel también pueden ser determinantes a la hora de escoger tus joyas. Si eres de las que les cuesta broncearse y tienes el pelo más bien claro, lo más probable es que tu piel se acerque a los tonos fríos. Si es así, evita las joyas con cristales blancos o transparentes, y escoge joyas de colores como el burdeo, verde o rojo, que destaquen sobre tu piel.

Si por el contrario eres de la que se broncea fácilmente y tienes el pelo negro o castaño, significa que tienes una piel de color cálido. Para este tipo de personas los tonos amarillos, corales o algunos más claros son una opción para contrastar con el pelo más oscuro y con el color de piel.

Nunca olvides que los aros llaman la atención hacia la cara; los collares ponen el foco en la cara, el cuello, el escote e incluso la cintura; los anillos y pulseras resaltan las manos y brazos, y gracias a su movimiento, terminan llevando la vista al cuerpo completo.

* Mujeres bajas: Les conviene usar collares entre 45 y 60 centímetros o todavía más largos (se recomienda no usar gargantillas), que ojalá caigan en forma de "V" por debajo del busto, pero por encima de la cintura, para alargar la figura. Es mejor usar varias pulseras delgadas que una sola ancha, porque están en mejor proporción con el tamaño general.

* Mujeres de estatura promedio: Puede usar collares de cualquier longitud, las pulseras anchas son más proporcionadas que las muy delgadas. En general tienen libertad para probar.

* Mujeres altas: Pueden usar desde gargantillas que cortan la línea del cuello y restan atención sobre la altura hasta collares XL. Los de piedras o perlas (tipo bolitas del mismo tamaño) les quedan especialmente bien. En cuanto a pulseras, cualquiera, aunque las muy finas se pierden en su altura. Los aros extralargos se les ven especialmente bien.

Para comprar anillos hay que tener en cuenta la forma de las manos y dedos, porque la verdad es que esta es un área del cuerpo que atrae gran cantidad de atención al gesticular, señalar, o tomar un objeto, y la longitud de los dedos es el factor determinante en la elección de la joyería. Las mujeres con dedos largos son normalmente mujeres altas, por lo que pueden usar casi cualquier estilo de anillos. Si la mano de dedos largos además es excesivamente delgada, es ideal usar gemas ovaladas o redondas, y convienen más los anillos anchos que aquellos delgados. Las manos con dedos cortos se lucen mejor con gemas que no ocupen la falange completa, lo cual sólo acentuaría aún más lo corto de la mano, haciendo que parezca menos elegante. Las piedras de forma oval dan la ilusión de alargar la mano, y son una buena elección para dedos cortos. Los solitarios redondos son también buenos por su simplicidad. En el caso de desear un anillo de mayor tamaño, lo ideal es una forma de brillante, y que se extienda más en altura que en superficie; así se minimiza el espacio ocupado sobre el dedo.

Finalmente, nunca olvides que todas las joyas se deben seleccionar en proporción al tamaño de la mano, la cara o el cuerpo, según sea el caso. No te dejes tentar por la moda, porque una bijutería mal elegida puede, literalmente, matar tu outfit.