¿Depilarte con cera? ¡Toma nota!

Estas son las recomendaciones de una experta para hacer la sesión más agradable.

El clima es soleado, el cielo está despejado y no hay mejor coincidencia para una mujer que esas dos cosas juntas para empezar a lucir pierna con las faldas, vestidos y shorts. Así que después de una larga temporada de dejar a nuestra piel descansar, hoy toca cera de nuevo.

Hace un par de semanas acudí a mi cita habitual en la estética y tuve que esperar a que terminaran con una chica que gritaba del dolor. En mi primera vez, hubiera salido desesperada corriendo convencida de no regresar jamás. Pero como ya es costumbre, decidí preguntarle a una experta sobre las recomendaciones que debemos seguir antes, durante y después de la depilación con cera caliente.

Antes

  • Lo ideal es llegar con una piel sumamente limpia. Date un baño siempre antes de depilarte para eliminar todas las células muertas que se quedan en el cuerpo. De lo contrario, la cosmetóloga tendrá que dar tirones una y otra vez hasta que la cera agarre el vello completamente.
  • Lo mejor es abrir los poros de la piel para que la cera llegue hasta la profundidad del vello y lo retire completamente. Para esto, exfolia la zona y enjuaga con agua tibia (no fría).
  • Es importante que no hayas usado rastrillo en la última semana, mínimo. Ya que tu raíz engrosa y además de que no será fácil retirar el vello, ¡duele horrores!
  • Evita depilarte cuando estés en tus días, por aquello de la sensibilidad e irritabilidad en la piel. Aunque no lo creas, las hormonas en esos días también alteran el cuerpo físicamente.
  • Antes de iniciar con la rutina, un muy buen consejo es aplicar talco para bebé. Esto ayuda a levantar el vello de la piel para retirarlo fácilmente, además suaviza y protege tu piel de irritaciones.
  • Es importante que no te hayas expuesto al sol (tipo asoleándote en la playa), para que tu piel esté lo menos lastimada posible. Si se te pasó la mano con el bronceador y quedaste ardida, entonces espera a que la irritación pase.

Durante

  • Hay de zonas a zonas para depilar y la mayoría duelen, al menos al principio. Así que lo mejor es llegar de lo más relajada y hacerle plática a la encargada del sufrimiento para que el ambiente sea más ameno.
  • Si vas a depilar la zona del bikini, por favor no llegues con los calzones más grandes que tengas. Lo mejor es llevar, por ejemplo, el traje de baño que usas normalmente para asegurarte que la depilación quitará todo.
  • Trata de no moverte. Si estás nerviosa, respira y canaliza el movimiento a otro lugar que no sea en donde te están poniendo cera.
  • Lleva ropa floja para facilitar la aplicación. Lo más seguro es que termines pegajosa y manchada de algún lugar, así que elige ropa casual y cómoda.

Después

  • Olvida la crema, lociones, aceites y cualquier cosa con químicos en tu piel después de depilarte. Lo recomendable es que esperes mínimo 24 horas.
  • No te expongas al sol enseguida. Eso de irte a depilar 2 horas antes de irte a la playa, no checa. Programa tu cita con anticipación.
  • Cada jalón que recibes, es una capa menos de piel. Siempre recuérdalo. Por lo tanto, lo peor que puedes hacer es exponerla a situaciones de estrés, olvida los shorts y faldas inmediatamente porque los contaminantes en el ambiente pueden dañar tu piel severamente.
  • En cuanto termine tu sesión, utiliza compresas de agua fría o hielo en la zona irritada, o bien, un baño de agua muy fría para cerrar los poros e incentivar la circulación en esa área de tu cuerpo. Con esto obligarás a tus defensas a actuar sobre las heridas más rápido de lo normal. Omite el jabón.

Como extra, utiliza sábila para desinflamar. ¡Es una maravilla!