Ilustradora aborda el tema de la depilación femenina

Rocío Salazar manifestó algunas perspectivas en torno a la aceptación de sus vellos y cuestiona el pensamiento colectivo.

La discusión sobre la depilación femenina ya tiene un rato gestándose. Es muy grato ver la pluralidad de perspectivas que se han generado ante un tema que antes no era cuestionado y que se daba por establecida la exigencia de deshacerse del vello corporal. Tenemos sobre la mesa series fotográficas, manifiestos y escaparates.

En esta ocasión, compartimos el trabajo de la ilustradora Rocío Salazar que lleva por título “¿Y si no me depilo más?” donde expone:

Lo sospechaba desde hacía años y un día lo vi claro: yo no quiero depilarme. El pelo no casa con mi concepto de lo feo ni de lo anti higiénico, y depilarme consume mi tiempo, mi dinero, y además duele.

Y con esto claro pensé: son mis pelos, tendría que poder decidir sobre ellos… ¿Puedo decidir no depilarme más?

Con dibujos de trazos estilo naïf  Rocío grafica varias de sus ideas, revisemos algunas de ellas:

Una de las primeras sentencias que enfrentas cuando consideras no depilarte es la clásica “es antihigiénico”, al respecto la ilustradora responde así:

10152585739623189410837795870129972402733n.jpg

© Rocío Salazar

De ahí hasta pensar que traer las piernas peludas es sinónimo de lucir desaliñada o guarra. Juicio sin fundamento porque la belleza es un concepto que nunca acaba de redefinirse y continuamente cambia sus cánones. Además cada quien puede relativizarlo según sus observaciones personales.

El debate sobre los vellos no se trata, como muchos han interpretado, de imponer una moda y que en delante todas las chicas dejen de depilarse, lo cual como quiera no deja de ser válido. No. Se trata de que exista la libertad de elegir y hacer lo que tú quieras: percibir la depilación no como una imposición sino como una opción.

Como ilustra Rocío esa incongruencia actual de exigir el derecho a mandar sobre nuestro cuerpo, en el contexto del debate del aborto, y manejar un doble estándar en lo tocante a la depilación:

19076317414717192259844716781162450991345n.jpg

© Rocío Salazar

Para el caso, rescato una declaración que hizo una vez Lena Dunham y que me pareció acertada:

Parte de ser feminista es darle a las mujeres el espacio para tomar decisiones en las que no necesariamente estás de acuerdo.

Otra perspectiva que cuestiona es la de advertir los pelos como propios de la masculinidad. Ese chip de los roles de género está difícil sacárselo de la cabeza; recordemos cómo se aprovechó de la idea aquel anuncio de Veet donde según una mujer sin rasurar es prácticamente un hombre.

Sobre lo comentado, aquí la ilustración que se volvió mi favorita.

103073597584526308612265452295497978217534n.jpg

© Rocío Salazar

Sin ánimo de fundar una religión que intente convertir a las mujeres en devotas de sus pelos, aunque por momentos pareciera que sí, la ilustradora tiene imágenes que me parecen sensatas para la reflexión y menos propagandísticas, sin menospreciar el toque de humor que le impregna.

Ya para concluir, una más donde recalca: Las mujeres tenemos pelos, superémoslo.

105112117807211253010437955253290793143217n.jpg

© Rocío Salazar

¿Qué les parecieron estas reflexiones ilustradas?