Tips básicos para un buen manejo financiero

Descubre cuál es el estado actual de tu situación financiera y pon en práctica estos tips para mantenerla en orden.

El dinero representa más responsabilidades que encontrar una forma inteligente de ganarlo: hay que administrarlo, decidir con cautela en qué gastarlo, lo cual no siempre practicamos. A veces pasa que tenemos una entrada económica aceptable, pero nuestros malos hábitos económicos nos hacen gastar de más. ¿Cómo puedes saber si tu situación económica está bien o mal encaminada? ¿Cuáles son las señales para detectar que debes comenzar a controlar tus gastos?

Te ayudamos a hacer un examen de conciencia financiera. Si te identificas con estas señales, es tiempo de ahorrar y de gastar con responsabilidad:

  1. Cada vez tienes más cuentas por pagar, pero tus ingresos no han aumentado.
  2. Usas tu tarjeta de crédito para pagar tu otra tarjeta de crédito.
  3. Los pagos de tus tarjetas de crédito son por la cantidad mínima indicada en el estado de cuenta.
  4. No sabes a cuánto ascienden tus deudas.
  5. Sueles retrasarte en tus pagos.
  6. Recibes llamadas o notificaciones sobre pagos vencidos (qué oso).
  7. Tu tarjeta de crédito fue rechazada porque te pasaste de la cantidad límite.
  8. Tuviste que conseguir un préstamos para cubrir gastos que antes solventabas por ti misma.
  9. Sin incluir gastos fijos como renta, tus pagos mínimos mensuales requeridos abarcan 20% o más de tu sueldo neto.

Si detectas una o varias de estas señales, ¡necesitas ponerte las pilas! Recuerda que un buen manejo de tus gastos se traduce en paz mental. Es horrible acostarse a )no) dormir, sabiendo que hay deudas pendientes. Lo que tienes que hacer es organizarte con ayuda de estos tips:

  • Lo más probable es que tus ingresos no estén cubriendo la totalidad de tus gastos, así que debes hacer ajustes para no gastar más de lo que ganas. Hay herramientas que te ayudan a lograrlo. Usa la calculadora de presupuesto mensual e identifica cuáles gastos puedes reducir o eliminar.
  • Haz una lista de tus cuentas en orden de importancia. Dale prioridad a lo básico: renta, servicios públicos, alimentos, gasolina, impuestos, etc. Luego define cuánto dinero extra necesitas para tus deudas (tarjetas de crédito, préstamos). Intenta renegociar con tus acreedores las tasas de interés.
  • Prepara un presupuesto que incluya tus gastos fijos, tus gastos de deudas y tus gastos no indispensables, como ropa y diversión. Si tienes deudas, es imperativo que reduzcas los gastos no indispensables lo más que puedas. Establece una cantidad mensual para cada categoría y ¡no la excedas!
  • Si después de estos ajustes, descubres que de todos modos no logras cubrir tus gastos… caray, creo que necesitarás una fuente adicional de ingresos.

Es importante aprender a gastar menos y mejor. De hecho, lo ideal sería que te sobrara un colchoncito para ahorrar. Desafortunadamente, también es difícil si no tienes buenos hábitos financieros. Las finanzas personales son como el ejercicio o cualquier otro asunto que requiera disciplina: se necesita crearse condición. Comienza hoy mismo.

El truco está en tener conciencia de cuánto ganas y cuánto gastas, y en mantener un presupuesto para no sobrepasarte ni terminar hundida en tus problemas económicos. En cuanto tomes control de tu dinero, podrás esbozar un plan para ser financieramente estable. ¿Verdad que vale la pena?

Fuente: Consumo Inteligente