logo
Logra que el bebé duerma bien siguiendo estas sencillas recomendaciones / PixabayLogra que el bebé duerma bien siguiendo estas sencillas recomendaciones
Maternidad 04/01/2021

Logra que el bebé duerma bien siguiendo estas sencillas recomendaciones

Establecer una rutina y hábitos ayuda a que el bebé pueda dormir mejor

Dormir la cantidad de horas necesarias y tener un sueño tranquilo y reconfortante es vital para el crecimiento y desarrollo de los bebés, en especial los recién nacidos.

Las horas de sueño por cada niño se determinan según su edad, ya que entre más pequeños necesitan de más tiempo para el descanso.

En el caso de los recién nacidos, ellos duermen más de la mitad de las horas del día (entre 14 y 20 horas) y en los primeros meses, pero el tiempo de sueño irá disminuyendo en la medida que ellos vayan creciendo.

Los papás tendrán que llenarse de paciencia para conseguir que su bebé, en los primeros meses de vida, aprenda la diferencia entre el día y la noche.

En este artículo te ofrecemos algunos consejos para que tu bebé duerma mejor, haciendo que pueda conciliar el sueño con más facilidad. Así podrás descansar y tener más tranquilidad.

Sigue una rutina

Establecer una rutina y hábitos ayuda a que el bebé pueda dormir mejor.

Seguir la misma rutina antes de acostarse suele tranquilizar al bebé. Conviene acostarlo y levantarlo a la misma hora cada día, y mantener siempre la hora del baño y de la cena, en el mismo orden.

Un baño tranquilizador

Un baño antes de ir a dormir ayuda a relajar y tranquilizar al bebé, y así podrá conciliar mejor el sueño.

Después del baño, puedes aprovechar el momento de colocar al bebé su pañal y el pijama para hacerle un masaje, esto le creará una sensación de bienestar que le ayudará a dormir con mayor facilidad.

Poca luz y ruido

dormir tranquilo

Durante la noche, el cerebro disminuye su actividad, por lo que el bebé no necesita estímulos sensoriales.

Durante la noche, el cerebro disminuye su actividad, por lo que el bebé no necesita estímulos sensoriales.

Vigila que en la habitación en donde duerma en bebé tenga poca luz y ruido. Un poco de música suave puede ayudar también al bebé a conciliar el sueño. Lo ideal es que el pequeño tenga un ambiente relajante para que pueda dormir tranquilamente y sin sobresaltos.

Un pequeño masaje antes de acostarlo

Un masaje antes de acostar al bebé ayudará a relajarlo. Puedes frotar con tus manos su barriguita, manos y pecho para que se tranquilice.

Una recomendación extra es llevar al bebé a la cama cuando esté somnoliento, pero despierto. Esto ayudará a que tu bebé relacione la cama con el proceso de quedarse dormido. Recuerda acostar al bebé boca arriba y despeja la cuna de mantas y otros objetos blandos, para evitar molestias cuando se mueva.

Duerme junto a tu bebé

La recomendación de los pediatras es que el bebé duerma en la misma habitación que los padres, pero en su propia cuna para evitar el riesgo de asfixia.

Procura que el bebé esté cómodo, que no tenga frío ni calor. Y por supuesto que duerma en una habitación sin fuertes olores.

Mantén la temperatura adecuada

que el bebé este como tanto como por el frío o el calor

Procura que el bebé esté cómodo, que no tenga frío ni calor, al momento de dormir.

Mantener la habitación del bebé entre los 18º y los 20º de temperatura es lo ideal para que tenga un sueño tranquilo y reparador.

Esta temperatura es considerada ideal, según los expertos y pediatras, para que el cerebro del bebé pueda desarrollar sus capacidades y así, descansar mejor durante el día o la noche.

La importancia del sueño

sueño tranquilo

El sueño tranquilo contribuye a los procesos de maduración del sistema nervioso central en un bebé.

Diversos estudios científicos han demostrado que en los primeros meses de vida del bebé el sueño plácido y tranquilo contribuye a los procesos de maduración del sistema nervioso central, principalmente del cerebro, lo que permite la producción de la hormona del crecimiento y esto estimula su desarrollo físico y mental.

Todos estos consejos ayudarán al pequeño a dormir en períodos más largos de tiempo. A partir de los seis meses, el bebé empezará a componer los hábitos de sueño que le acompañarán durante el resto de su vida. Así que ten un poco de paciencia en los primeros meses de su vida y tranquila, poco o poco él se irá acostumbrando a los cambios.

Mas de este tema:

Cinco propósitos de Año Nuevo para una embarazada

Después de dar a luz, este es el momento ideal para comenzar la dieta

Técnicas y consejos para corregir el comportamiento de un niño irrespetuoso