No te sientas mal por ser una mamá que trabaja todo el día

Dejar a tus hijos un momentos mientras sales a trabajar no te hace mala mamá

El mundo es cada vez un lugar más complicado. La sociedad está llena de exigencias que nos dicen cómo debemos ser para alcanzar la perfección.  No hay un manual sobre cómo criar a los hijos, es algo que todos asumen debemos saber por instinto. Las mujeres nos hemos enfrentado a retos cada vez más complicados entre el ser madres y el sustento del hogar.

No es extraño que hoy en día, una mujer tenga que cumplir con un horario laboral completo, estar 24/7 conectada a las redes sociales y estar al pendiente de que sus hijos cumplan con las tareas o lleven a cabo sus actividades extras.

Las mamás que trabajan a tiempo completo pasan por toda una gama de emociones: lloran en su escritorio porque piensan que están siendo terribles al no prestar la suficiente atención a sus hijos.

El problema incrementa porque todo el mundo asume que pueden tener una opinión sobre nuestra vida y cómo nos manejamos en ella. En especial, aquellas que son madres solteras, saben que las miradas están sobre ellas. Aunque claro, aún teniendo una pareja, la mujer es quien tiene una mayor responsabilidad cuando de mantener un hogar se trata. 

TAMBIÉN LEE: Es momento de enseñarle a nuestros hijos a ser emocionalmente inteligentes

Se necesita mucha planificación y apoyo para administrar un hogar. ¿Recuerdas los días en que podías disfrutar de una buena taza de café mientras veías una película después de un largo día de trabajo? ¿Recuerda cuando solía ir temprano a la oficina para mostrar su increíble ética de trabajo? ¿O cuando tu única preocupación era terminar con los pendientes en tu agenda para después tomar unas merecidas vacaciones?

mamás

Para muchas mujeres la maternidad se ha convertido en una razón de estrés y ansiedad constante. Pero no son los hijos en sí lo que hace de ésta una pesadilla sino la sociedad que hace que crean que son malas madres.  

Los otros nunca van a dejar de hablar pero tú no debes dejarte llevar por lo que digan. Eres una gran mujer y sobretodo, una gran mamá. No te sientas mal por tener que trabajar todo el día después de todo, lo haces por tus hijos. Porque quieres darles lo mejor posible y porque sabes que no necesitas de nadie más para ser fuerte. 

TAMBIÉN LEE: Una madre es capaz de todo cuando de sacar a sus hijos adelante se trata

La maternidad no es una invitación abierta a comentar, y mientras que los consejos de quienes ya tienen experiencia pueden ser útiles, ninguna quiere escuchar que "no estás haciendo un buen trabajo" y cómo es que "deberías hacerlo".

Deja de sentirte culpable. Deja de minimizar tu esfuerzo y tus logros. Todo lo que haces ahora se verá reflejado en el futuro de tus hijos.

Quizá nunca dejarás de preguntarte si lo estás haciendo bien y siempre anhelarás poder pasar más tiempo con los tuyos. No te dejes influenciar por opiniones ajenas. Nadie más que tú sabe lo que es mejor para ti y tus hijos. Recuerda, no es el tiempo que pasas con alguien, sino la energía que aporta al tiempo que tiene.

Te recomendamos en video