¿Por qué la experiencia de una mama Millennial es tan diferente a la de la maternidad de antes?

Las Millennials ven la maternidad con otros ojos

La sociedad (baby boomers) ha etiquetado a los Millennials como narcisistas, egocentristas y perezosos. Tales estereotipos recaen al doble sobre las mujeres que pertenecen a aquellos años (entre 1981 y 1999)  y que tienen hijos cuando se trata simplemente de un cambio de panorama de cómo vivieron la maternidad las mamás y las abuelas. ¿Por qué se siente tan abrupto ese cambio?

Piénsalo, los Millennials descubrieron los medios modernos a medida que se desarrollaban, por lo que se adaptaron y conectaron a ellos sin problema.

No es extraño que una mujer que es mamá Millennial, esté 24/7 conectada a las redes sociales al tiempo que lleva a su hijo/a al karate, al ballet o a las clases de matemáticas para desarrollar sus habilidades al máximo.

Las madres Millennials son únicas. Pertenecen a la generación que tuvo la oportunidad de ver crecer el Internet y que ahora tiene al alcance los medios digitales para criar a sus niños. Las prioridades han cambiado, ya no se trata solo de asumir el papel de mujer que "cede" su vida para atender a los suyos. Hoy, las mamás millennials son mujeres empoderadas, multitasking y dispuestas a llevar una crianza con ideas más abiertas.

No, no significa que tengan la clave de la maternidad perfecta ni tampoco que sus modos sean mejores que los pasados. Simplemente se han adaptado a las nuevas exigencias del mundo.

Nuestra sociedad está llena de mensajes que se convierten en estándares de lo que debemos ser y lo que no.  A través de las generaciones, las mujeres han ejercido un trabajo arduo como madres y esposas, siempre perfectas y preparadas para criar a los hijos. De eso no hay duda. Pero hoy las cosas son diferentes.

Hoy, las mamás millennials son mayores que sus madres y abuelas cuando las tuvieron 

Es cierto que con los años se corren más riesgos con un embarazo pero cada quien su tiempo y cada vez más mujeres están teniendo hijos a los 30.

Las mamás millennials también extremadamente conectadas a los medios de comunicación y recurren a ellos para asesorarlas y tomar decisiones.

Hay una interacción constante en la que se fijan en comentarios, opiniones y reseñas de todo., porque todo lo evalúan y todo lo ven con ojo más crítico. Por ello, también se han vuelto buenas escuchando a otras mamás, teniendo en mente que cada una lleva la maternidad a su modo.

La realidad es ésta: no hay tal cosa como la perfección en la maternidad. No hay una madre perfecta al igual que no hay un hijo perfecto, un esposo perfecto , una familia perfecta o un matrimonio perfecto. Cuanto antes nos demos cuenta de esta verdad y la abracemos, más pronto nos libraremos de esas expectativas  

Te recomendamos en video