Ser mamá joven no significa que hayas arruinado tu vida

Si te convertiste en mamá siendo muy joven, sabrás que no es la pesadilla que todos piensan

Las mujeres jóvenes que deciden tener hijos parecen convertirse en un blanco de burlas y cuestionamientos constantes. Sí, la maternidad siempre es un reto, especialmente cuando se da a temprana edad pero eso no significa que hayas arruinado tu vida. Todo tiene sus inconvenientes, así como recompensas de valor incalculable.

Si eres una madre joven, no debes sentirte avergonzada ni tampoco que has echado a perder tu vida.  Criar a un hijo es difícil, independientemente de tu edad. No hay nadie en la faz de esta tierra que haya podido decir que la crianza de los hijos fue tan simple como dar un paseo en el parque. La crianza es agotadora, da igual si tienes 20, 30 o 40 años; o si tienes uno, dos o cinco hijos.

Nada, absolutamente nada, te da la experiencia necesaria para que alguien afirme que sabe todo sobre maternidad. A´si que, no te preocupes ni te estreses por "no ser la mejor".

Cuando eres mamá siendo joven, aprenderás que la paciencia lo es todo. Necesitarás mantener la cordura y aprender a equilibrar tus energías, pero nada que sea imposible. Eres joven y puedes hacerlo.

¡Abraza los beneficios de la maternidad joven! Biológicamente hablando, nuestros cuerpos están diseñados para tener bebés en nuestros 20 años así que si has decidido tener un bebé ahora, debes sentirte tranquila de que tu cuerpo te ayudará.

Si bien es cierto que existe un reloj biológico y una presión social que nos "indican" el momento adecuando para ser madres, al final, el único momento "correcto" es cuando tú te sientas lista.

La maternidad revela quiénes son tus verdaderos amigos

La maternidad es una etapa de muchos cambios a tu alrededor

Ser mamá joven te permite tener más tiempo y energía y te dará mayor oportunidad de adaptarte a los cambios. Así que aprovecha. Nunca terminarás de dominar el arte de la maternidad, pero tampoco dejarás de aprender y te darás cuenta de lo importante que es relajarte y respirar para no colapsar.

Cuando eres mamá joven, renuncias a la despreocupada libertad con la que vivías pero poco a poco irás descubriendo este nuevo mundo.

Habrá días en que te preguntes si has hecho lo correcto, si volverás a dormir o si recuperarás tu tiempo.  Habrá días en los que verás hacia atrás y te darás cuenta de que el tiempo vuela; de que tu bebé ya no es un bebé y de que ambos han crecido más rápido de lo que pensaste.

No, no has arruinado tu vida, de hecho, será aún más genial. Puede que no sea el mismo tipo de "genial" al que tus amigos se refieren cuando van a un concierto o cuando asisten a la fiesta del año pero te sentirás satisfecha de lo que has logrado.

Tu vida tendrá un significado completamente diferente. Te convertirás en un héroe ante los ojos de alguien; ese alguien te llamará mamá y sentirás cómo tu cuerpo vibra de forma tan especial que te darás cuenta de que ser mamá joven no arruina tu vida después de todo.

.

Te recomendamos en video