Estudio revela una nueva manera de prevenir alergias alimentarias en los bebés

Las alergias pueden evitarse estando muy pendiente de la alimentación del bebé

Darle a un bebé un nuevo alimento para probar es divertido, y debería serlo. Las únicas preocupaciones que los padres deben tener: encontrar sus teléfonos lo suficientemente rápido como para documentar las caras divertidas y limpiar el desorden que pueda surgir. Sin embargo, en los últimos años, la evidencia científica se ha acumulado rápidamente sobre qué alimentos introducir cuándo y cómo prevenir mejor las alergias, lo que permite a los padres realizar un seguimiento de todo esto.

La Academia Americana de Pediatría publicó una guía actualizada sobre qué funciona y qué no cuando se trata de la prevención de alergias alimentarias y otras afecciones alérgicas. Las nuevas directrices continúan liberalizando la introducción de lo que se piensa que son alimentos altamente alergénicos, como el maní, el pescado y la leche.

 

No hay pruebas convincentes de que retrasar la introducción de alimentos alergénicos más allá de los 4 a 6 meses de edad sirva para prevenir las alergias a los alimentos, según el informe. Además, existen pruebas sólidas de que la introducción intencional y anticipada de maní a los 4 meses puede prevenir el desarrollo de una alergia al maní en bebés de alto riesgo, definidos en este informe como aquellos con un familiar cercano con antecedentes de una afección alérgica .

"No hay ninguna razón para demorar el suministro de alimentos para bebés a los que se piensa que son alérgenos, como productos de cacahuate, huevos o pescado", dijo el Dr. Scott Sicherer, coautor del informe, en un comunicado. "Estos alimentos se pueden agregar a la dieta temprano, al igual que los alimentos que no son alérgenos comunes, como el arroz, las frutas o los vegetales".

El tracto gastrointestinal es el hogar de un conjunto único de células del sistema inmunológico, y cuando a estas células se les da un sabor de las proteínas alergénicas en diferentes alimentos, absorben estas proteínas y se vuelven tolerantes con ellas. El Dr. David Stukus, un alergista pediátrico y profesor asociado de pediatría en la División de Alergia e Inmunología del Hospital de Niños de Nationwide, dijo que eso es cierto "siempre que se presente de manera temprana y continua", lo que significa que hay una ventana de tiempo crítica durante el cual ser introducido a estos alimentos puede hacer que el cuerpo se vuelva tolerante.

Y temprano significa desde los 4 meses hasta los 6 meses de edad, dijo Stukus, quien no estuvo involucrado con las nuevas pautas.

El informe también analizó si la lactancia materna protege contra el eczema, las sibilancias, el asma y las alergias a los alimentos.

Los autores concluyeron que la lactancia materna exclusiva durante los primeros tres o cuatro meses de vida protegía contra el eccema. Se descubrió que cualquier cantidad de lactancia materna más allá de ese tiempo, incluso si no es exclusiva, protege contra las sibilancias en los primeros dos años de vida y el asma en los primeros cinco años e incluso después. El informe dice que no se pudo llegar a ninguna conclusión sobre la lactancia materna y su efecto en la prevención de alergias alimentarias.

 

No se encontró evidencia de que evitar los alimentos alergénicos durante el embarazo o la lactancia trabajara en la prevención de afecciones alérgicas. Tampoco el uso de fórmulas hidrolizadas especiales, incluso en niños con alto riesgo.

Te recomendamos en video