Cómo hacer que tu hijo coma más verduras y frutas

La sencilla estrategia para que tu hijo coma más verduras y frutas.

Una experta nos da la clave para que nuestros hijos coman más verduras y frutas.

Todas las madres comparten la preocupación porque la alimentación de sus hijos sea la más sana y beneficiosa para su crecimiento. El aumento del sobrepeso en niños y adolescente es reflejo de una cultura de consumo de comida chatarra que se ha impuesto y que muchas veces no sabemos cómo evitar en nuestros hogares.

Si quieres que tus hijos coman más verduras y frutas, la nutricionista y profesora de la Universidad de Murcia (España), Marta Garaulet, tiene un consejo sencillo que garantizará que lo haga ahora y cuando crezca: comer en familia.

Evolución

En un artículo, publicado en su blog, la también máster en Salud pública por la Universidad de Harvard asegura que” en la alimentación actual tendemos a comer solos, independientes, delante del ordenador o de la tele, lo que está influyendo negativamente sobre el grado de obesidad”.

Garaulet compara este comportamiento (comer solos) a la conducta del hombre de Cromagnon, quien, “una vez que atrapaba a su pieza, se refugiaba en su cueva, solo, a comer con las manos el alimento que constituía su sustento energético”. Pues es lo mismo que pasa en miles de hogares cuando los adolescentes van a la cocina a tomar cualquier alimento y luego se refugian en su habitación.

En familia

Para combatir esta costumbre, la experta acude a la familia, que considera “es el lugar indicado para inculcar hábitos adecuados y nosotros como padres tenemos un papel protagonista”. Se basa en un estudio publicado en el Journal of the American Dietetic Association, que destaca los efectos positivos de comer reunidos.

Allí se analizaron los hábitos alimenticios de 3.074 estudiantes de Minnesota, entre 1998 y 1999, cuya media de edad era de 20 años. Y tres años después, se contactaron a 2.513 de los participantes para evaluar los cambios producidos en sus patrones alimenticios.

Los resultados demostraron que “aquellos adolescentes que comían con su familia a menudo consumieron posteriormente más frutas y vegetales. Se daban diferencias entre las chicas y los chicos: ellas comían en casa más que ellos”.

Te recomendamos en video