¡Es un mito! La forma de la barriga no determina el sexo de tu bebé

Estos 6 factores determinan la forma de la barriga en el embarazo.

“Por la forma de la barriga parece que será una niña, estoy segura que será varón por como tienes la panza”, son algunos de los comentarios que enfrentan las mujeres durante el embarazo y que pueden generarle aún más ansiedad por descubrir el sexo de su bebé. Aunque muchas abuelitas acierten el sexo del bebé antes que te lo diga el médico, determinar el sexo de tu hijo a través de la forma de la barriga es un mito que ha pasado de una generación a otra. Hasta la fecha la ciencia no ha demostrado estas afirmaciones y por lo que la única forma de conocer el sexo del bebé es a través de una ecografía.

La forma del vientre materno durante el embarazo varía de una mujer a otra, y es que la forma de la barriga está relacionada con otros factores.

Edad gestacional

El tiempo de gestación importa para el volumen de la barriga. Y es que mientras más avanzado esté el embarazo, mayor será el volumen del abdomen. También, mientras mayor sea el peso y altura del bebé, más redonda tiende a ser el vientre de la madre.

Posición fetal

La forma como el bebé se coloque dentro del vientre materno también influye en el volumen de la barriga. Por ejemplo, si el bebé se coloca con la espalda cerca de la columna de la madre y las piernas hacia delante, la barriga parecerá más picuda, si se coloca de forma transversal entonces lucirá más ancha. Asimismo, si se estira a lo largo del útero materno, la barriga será más plana que si se coloca con la cabeza hacia abajo que parecerá más picuda y voluminosa.

Tono muscular

El tono muscular del abdomen y de los músculos que recubren el útero también determina la forma y tamaño de la barriga de la mujer. Si la futura mamá tiene músculos abdominales y uterinos bien tonificados, sujetarán el peso del útero, por lo que presentará una barriga más plana y elevada. Si por el contrario la mamá tiene flacidez, el útero tiende a caer hacia delante y la barriga lucirá más grande y baja.

Líquido amniótico

Las madres que tienen una gran cantidad de líquido amniótico suelen tener una barriga más voluminosa y redonda que aquellas que producen menos líquido amniótico durante la gestación.

Anchura de la pelvis

Los bebés cuyas madres tienen la pelvis más estrecha tienden a encajarse menos sobre el suelo pélvico haciendo que la barriga parezca más grande y redonda. Mientras que, los niños cuyas madres tienen una pelvis más ancha, suelen descansar más sobre esta zona, de manera que la barriga parece más plana y alargada.

Cantidad de grasa abdominal

Definitivamente el peso previo de la madre y su grasa abdominal repercuten en la forma del vientre durante el embarazo. Entonces, las mujeres que tienen sobrepeso u obesidad suelen tener barrigas más voluminosas que aquellas que llegan al embarazo sin apenas grasa abdominal, De igual manera, el peso que gana la madre durante la gestación también puede modificar la forma de la barriga.

Te recomendamos el video: