Consejos básicos para el cuidado de un bebé prematuro

Consejos, tips y datos importantes para un recién nacido antes de tiempo.

Los bebés prematuros son aquellos que nacen a los siete meses de edad o antes de las 37 semanas de gestación, es de aclarar que un parto prematuro se produce cuando la mamá comienza a sentir contracciones de forma regular, que hacen que el útero se empiece a abrir.

Si su bebé nace antes de tiempo, el milagro del nacimiento puede verse opacado por la preocupación por su salud y por los posibles efectos a largo plazo de su nacimiento prematuro. Por lo tanto, es importante vigilar al bebé prematuro cuidadosamente con el fin de identificar cualquier problema en su desarrollo.

Desafíos especiales

Tenga en cuenta que todos los bebés son diferentes, es por eso que el médico va a ayudarle a entender los problemas de salud de tu recién nacido. Éstos son algunos de los inconvenientes de salud que se puede presentar:

-Una vez nace el bebé antes de tiempo, este puede tener poca grasa corporal y es normal que necesite ayuda para mantener el calor del cuerpo. No se alarme, es posible que solo llore suavemente y que tenga dificultad para respirar debido al síndrome de dificultad respiratoria o a una displasia broncopulmonar.

-No se desespere, alimentarlo puede ser difícil pero no es imposible.

-Sobre su piel, podría tenerla de color amarillento (ictericia), bajo recuento de glóbulos rojos (anemia del prematuro).

-Se van a presentar pausas momentáneas en la respiración (apnea) e infección.

-Algunos prematuros padecen una enfermedad de la vista que hace que la retina no se desarrolle por completo (retinopatía del prematuro).

-Los bebés prematuros podrían tener las habilidades cognitivas afectadas, deficiencias motoras, problemas conductuales o psicológicos, o afecciones de salud crónicas.

Cuidados del bebé

El bebé prematuro requiere cuidados especiales, probablemente en una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales los primeros días o semanas. En otros casos, será necesisario trasladarlo a un hospital que pueda brindarle otro tipo de cuidados. Es posible que usted como mamá o papá se sienta impotente, pero hay muchas medidas que puede tomar para ayudar a su bebé. Por ejemplo:

  • Estar informado sobre su estado de salud. La situación puede ser estresante, al igual que los monitores, los respiradores y otros equipos de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales. Escriba todas las preguntas que vengan a su mente y busque las respuestas cuando estén preparados. Cuanto más sepan y conozcan, podrán manejar mejor la situación.
  • Observaciones e inquietudes. Si como madre o padre nota algún cambio en el estado del recién nacido, de aviso al equipo médico de inmediato.
  • Suministro de leche. Como saben todas las mamás, la leche materna es la mejor, contiene proteínas que ayudan a combatir infecciones y promover el crecimiento. Aunque, al principio, su bebé prematuro quizás no sea capaz de alimentarse del pecho o del biberón, la leche materna se puede dar de otras formas. Comience a extraerse leche tan pronto como sea posible después del parto. También, intente extraer leche al menos seis a ocho veces al día, en cualquier momento.
  • Tiempo con su bebé. Hablarle y leerle ayudará a crear un vínculo. Cuando esté listo, sostengalo en sus brazos, es más, podría ubicarlo debajo de la bata o camisa para que tengan contacto piel a piel.

Cuidados de la madre

Quien requiere toda la atención en este momento, es el bebé, pero recuerde que usted también tiene necesidades. Si se cuida bien, podrá brindarle un cuidado óptimo.

  • Recuperación. Siga una alimentación saludable y descanse todo lo que pueda.
  • Reconocer las emociones. No se preocupe si siente alegría, tristeza, ira y frustración a la vez, tómelo con calma. Recuerda que tanto usted como su pareja podrían reaccionar de manera diferente. Durante estos momentos de estrés, deben apoyarse el uno al otro.
  • Descansar. Si le dan el alta a usted antes que al bebé, dedique su tiempo en casa para preparar su llegada.
  • Hermanos del bebé. Si tiene otros hijos, posiblemente deba explicarles que el bebé está enfermo y que ustedes están preocupados. Tranquilicelos y cuénteles sobre el estado del bebé.
  • Acepta ayuda. Deja que tus amigos y seres queridos cuiden a tus hijos, limpien la casa y hagan los mandados.
  • Busque apoyo. En este proceso además de la familia, rodéese de amigos y seres queridos. Habla con otros padres en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales y si se siente deprimida o si te cuesta afrontar las nuevas responsabilidades, busque ayuda profesional.

Camino a casa

Cuando sea momento de llevar a su bebé al hogar, podría sentirse entusiasmada y ansiosa. Es de reslatar que a medida que pase más tiempo con su bebé, comprenderá mejor cómo satisfacer sus necesidades y su relación se fortalecerá.

Antes de llegar a casa aprenda cómo suministrar los medicamentos, usar monitores o dar administración de oxígeno u otros tratamientos. Y para medir el desarrollo, es importante que aprenda a usar su edad corregida, es decir, la edad del bebé en semanas menos el número de semanas de anticipación del parto. Por ejemplo, si su bebé nació ocho semanas antes, a la edad de 6 meses, la edad corregida será 4 meses.

Además, debido a que sentarse de manera semirreclinada en un asiento para automóvil puede aumentar el riesgo de problemas de respiración o un latido del corazón lento, es posible que el bebé necesite estar controlado en su asiento antes de recibir el alta del hospital. No ubique al bebé en una mochila u otro dispositivo de posicionamiento vertical que pueda impedirle respirar fácilmente hasta que hable con su médico.