Así es como puedes ayudar a tu hijo a vencer su miedo a la oscuridad

El temor a la oscuridad puede ser incentivado por las sombras que los muñecos o juguetes proyectan en medio de la noche.

Si tu hijo le tiene miedo a la oscuridad no te preocupes, es algo habitual entre los niños que no te debe alarmar, pero si debes tomar precauciones para que no se convierta en una fobia y para lograr su tranquilidad.

El temor a la oscuridad puede ser incentivado por las sombras que los muñecos o juguetes proyectan en medio de la noche.

Pero, para esto existen rutinas y hábitos que pueden ayudar a que tu hijo poco a poco pierda el miedo a la oscuridad, y aquí te las contamos:

Luz tenue: Los expertos consideran que una luz tenue no afecta al sueño de los pequeños. Lo ideal es dedicar un tiempo a buscar la lamparita o muñeco luminoso perfecto. Será él quien decida cuál será su aliado nocturno.

Juegos en el día: Existen juegos que están relacionados con la oscuridad y que pueden hacer que el niño relacione la falta de luz con momentos divertidos.
Una opción muy divertida es hacer dibujos con pinturas que brillan en la oscuridad, se trata de una forma creativa de descubrir la magia de la noche.

Casa segura: Hay que mostrar a los niños que la casa es un lugar seguro. Normalmente hay ciertos lugares que atemorizan a los pequeños, como el armario o las puertas. Lo ideal es jugar para que los pequeños vean que no hay nada que temer. Para ello no se trata de hacer una inspección rutinaria que pueda crear ansiedad a los pequeños, sino formular juegos como la búsqueda del tesoro u ordenar la habitación para que todo quede en su lugar sin nada escondido que pueda asustar al niño.

Evitar que vean películas de terror: Es muy importante evitar todo tipo de películas, videojuegos o historias de miedo o violencia que puedan incentivar las pesadillas.

Leerles cuentos: Existen cuentos en los que los protagonistas son niños que también tienen miedo a la oscuridad y que lo superan o hermosas historias sobre monstruos amables que cuidan de los pequeños mientras duermen. En cualquier caso, la hora del cuento y de la lectura antes de dormir se convierte en un momento de serenidad en el que el niño experimenta sensaciones positivas.

Orden: Comprueba la decoración de la habitación de tu hijo, procurando que no haya nada que pueda confundirse con monstruos o figuras inquietantes en la oscuridad. Además, es importante que esté ordenado.
Los ambientes ordenados favorecen la seguridad y la estabilidad. Es muy importante que el juguete con el que duerme el niño siga ahí cuando se despierte en medio de la noche.
Si estos hábitos no funcionan, es recomendable el asesoramiento de un profesional que los ayude en casa donde se producen los miedos y donde el niño debe superarlos.

Te recomendamos en video