Virales

¿Recuerdas a la abuelita que se negó a cuidar a sus nietos para viajar por el mundo? Así ha cambiado su vida

Josefa no ha parado de recorrer países desde que se convirtió en una celebridad de las redes sociales por su decisión de vida.

Josefa Feitosa se ha convertido en un ejemplo a seguir para mujeres de la tercera edad

A finales de 2021, se viralizó la historia de Josefa Feitosa, una mujer brasileña de más de 60 años que rompió los estereotipos impuestos a su grupo etario para cumplir sueño de viajar por el mundo.

La trotamundos se convirtió en una inspiración al decidir no cuidar a sus nietos, como se espera de las abuelas en Latinoamérica, sino aprovechar su senectud para recorrer el globo en solitario.

La extrabajadora social en el sistema penitenciario de Caerá comenzó a visitar destinos desconocidos tras su jubilación en 2016. Con el fin de costear sus viajes, vendió todo lo que tenía.

Cuando sus aventuras por el planeta comenzaron a atraer la atención de los medios el año pasado, Feitosa ya había visitado ciudades en más de 40 países en continentes como Europa, Asia y África.

A través de sus redes, la madre de tres daba vistazos cual influencer a sus experiencias en diferentes países con postales con las que inspiraba a otras mujeres maduras a ir tras sus anhelos como ella.

No obstante, desde que el mundo quedó cautivado con sus vivencias, han pasado meses.

¿Qué ha sido de Josefa Feitosa desde que se volvió una celebridad de Internet?

Durante este tiempo, Josefa Feitosa no ha parado de viajar. Desde finales del año pasado y comienzos de este, la abuelita estuvo recorriendo varios destinos de su Brasil natal.

Después de terminar su recorrido por las localidades cariocas, la mujer emprendió un viaje por toda Latinoamérica. Argentina, Chile, Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú son los países que ha visitado.

“Y aquí voy, honrando a la niña que siempre quiso ser viajera”, escribió en esta publicación en su perfil de Instagram desde Bogotá.

En cada una de estas naciones, Josefa se ha lanzado a aventuras como balancearse en un columpio extremo y ha visitado destinos icónicos, como el monumento a la Mitad del Mundo en Quito.

Por supuesto, también ha hecho amigos en la comunidad viajera, se ha deleitado con la gastronomía de cada lugar y ha conocido más de las culturas de cada país, algo que disfruta mucho.

“Si hay algo que me da placer, es conocer otras culturas; otras formas de vivir y estar en el mundo”, contó la nómada en un post cuando visitó el lago Titicaca, ubicado en la frontera entre Perú y Bolivia.

Josefa tuvo un accidente en Argentina

No obstante, sus viajes no han estado exentos de algunas dificultades e improvistos. Durante su reciente paso por Buenos Aires, Josefa se cayó de la parte alta de una cama litera.

Afortunadamente, no tuvo consecuencias mayores y contó con el apoyo de un estudiante de Medicina brasileño en la capital argentina que no dudó en brindarle la ayuda.

“Paso para decirles que estoy bien. Para los que no saben, tuve un accidente al caerme de lo alto de una litera. Me llevaron al hospital para una radiografía y una tomografía computarizada. Me dijeron que no me rompí, pero estoy muy lastimada y dolorida. Ahora me doy cuenta que en litera solo duermo si es en la cama de abajo”, contó en la red social antes mencionada.

Recibí muchos mensajes de cariño y aliento. Esto fue muy importante para mis emociones porque no es fácil estar en un lugar desconocido, herido, sin hablar el idioma y solo. Menos mal que fue por poco tiempo, porque apareció un ángel que es brasileño de Fortaleza y estudia medicina aquí en Buenos Aires”, compartió.

“Apenas se enteró, fue a quedarse conmigo en el hospital, mantuvo informada a mi familia y al final de la tarde cuando me dieron de alta, me recogió en el hospital, me dio la comida y compró la medicina. Ni siquiera sé cómo agradecerte tanto. ALISSON ERES MAS QUE INCREÍBLE”, concluyó.

Su último viaje fue a Uruguay

Una vez recuperada, Josefa decidió no volver a Brasil sino continuar su travesía hacia Uruguay. Aparentemente, se encuentra recorriendo Colonia del Sacramento desde hace varios días.

“El viento susurró en mi oído: ‘fíjate cómo brilla el sol en el río’. Y termino: ‘Oh, por eso se llama Río del Plata”, escribió el pasado 8 de septiembre en su última publicación en Instagram junto a una serie de fotos de su paseo en la ciudad uruguaya.

Según destapó en sus redes, volverá a su tierra después de esta visita.

Sigue acaparando medios

Por otro lado, “Jo” –como le gusta que la llamen– no ha dejado de llamar la atención de los medios y de otras personalidades. De hecho, no ha parado de dar entrevistas desde que se hizo famosa.

La mochilera también ha participado en muchos podcasts en donde habla sobre su experiencia como mujer viajante de la tercera edad para empoderar a otras mujeres maduras a viajar.

Cambió de look

Pero la viajante no solo rompió esquemas con sus decisiones de vida hace más de 5 años atrás, también lo hizo hace unos meses con su cambio de look radical.

Y es que decidió despedirse de su melena blanca por las canas tiñéndolo de azul, un color nada convencional que ha llevado en el pasado y con el que volvió a probar que no le importa el qué diran.

“De vuelta a mi pelo de azulejos porque me gusta pintar mis sueños y teñir mis pensamientos de azul”, manifestó en otro post celebrado por sus muchos fans.

Sus seguidores siguen en aumento

Cuando apareció en las noticias, el ejemplo de Josefa despertó la admiración de muchos y sus fans comenzaron a aumentar. Desde entonces, su comunidad en redes sociales no deja de crecer.

De hecho, en Instagram, cuenta con más de 25 mil seguidores a los que no ha dejado de compartir imágenes, anécdotas de sus viajes y lecciones que resultan de lo más inspiradoras.

Las lecciones de la abuelita viajera

“No se necesita mucho para ser feliz. Este es el mayor aprendizaje de los que viajan. Porque cuando viaja el desapego a todo lo material es inevitable, el amor al prójimo se convierte en un mantra, la curiosidad se agudiza, los descubrimientos se convierten en regla y la felicidad naturalmente aparece así, impresa en el rostro”, escribió en una entrada.

“Sin duda, los mejores regalos que uno puede ganar son el auto-conocimiento, la alegría completa, sin complicaciones, y las incontables amistades que el destino pone en nuestro camino”, concluyó.

En otro post, reflexionó: “Cada viaje es una aventura y siempre una caja de sorpresas. Lo curioso es que con cada experiencia la sensación es de estar más empoderada, más valiente, con mi autoestima siempre actualizada”.

“Viajar te pone en situaciones inusuales o inesperadas que nadie más que tú puede resolver. Viajar te saca de tu zona de confort para explorar lo desconocido sin miedo. Te hace resolver, por tu cuenta, ese problema de última hora que surgió antes de abordar para el próximo destino”, añadió.

“Viajar te hace MÁS TÚ. Porque cada minuto es especial, inesperado y fortalece la autoestima todos los días. Por eso viajo y me siento cada vez más completa y feliz”, confesó.

Asimismo, en una tercera publicación, manifestó: “El que teme lo ridículo no vive lo extraordinario. Aquí estoy sentada en el borde de un arroyo chupando mango después de una buena caminata. Es solo un registro de mi día vivido en este rincón del mundo que amo”.

Cada uno de sus post es inundado por los halagos de sus fans. “Es maravilloso que ya estés haciendo lo que tanto te gusta”, “¡Hermosa y poderosa!”, “Admiro mucho a Jo”, “¡Cada día más brillante con su pelo azul!”, “Mujer, eres toda una inspiración” y “¡Valiente!” son halagos que ha recibido.

De esta manera, con su ejemplo, Josefa sigue empoderando a mujeres maduras a ir en pos de sus sueños y no dejarse llevar por los estereotipos imperantes en la sociedad pues solo ellas deben decidir cómo conducir su vida y disfrutarla al máximo sin importar los prejuicios.

Tags

Lo Último


Te recomendamos