Lifestyle

“El Home-office” ¿Se quedará luego de la pandemia?

Antes del Covid-19, menos de 2% de la fuerza laboral latinoamericana trabajaba bajo esta modalidad.

Home-office quiere decir “trabajo en el hogar”. Según el sitio web TrabajoyPersonal.com, éste no debe confundirse con el teletrabajo o con el trabajo a domicilio, que están reglamentados por una legislación laboral específica.

Tal como se señala en el citado portal, “El Home Office” es, en general, un acuerdo entre el empleador y el empleado para que este último trabaje desde su casa y que esto le traiga cierta adaptabilidad en su trabajo”.

La pandemia transformó la forma de trabajo

De acuerdo con un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), antes de la pandemia de COVID-19, menos del 2% de la fuerza laboral de América Latina trabajaba bajo este modelo.

Recomendados

Según se explica en el reporte, el principal motivo era que los empleados no podían desempeñar sus responsabilidades bajo esta modalidad, ya sea por falta de recursos o de competencias tecnológicas.

Otra razón radicaba en que “muchos líderes sentían que perdían el control de supervisión de sus empleados; es decir, que no había un monitoreo directo de sus actividades en favor de la organización”.

No obstante, de acuerdo a Forbes México, durante la pandemia, “hasta un 67% de los trabajadores a nivel mundial implementaron este nuevo esquema de trabajo, reportando experiencias positivas y grandes beneficios para las empresas”.

El “trabajo en el hogar” llegó para quedarse

La modalidad de “trabajo en el hogar”, sorprendentemente para muchos, ha generado distintas ventajas, resaltando las siguientes:

- Ahorro en gastos operativos de las empresas, al disminuir costos como el pago del servicio de electricidad y el alquiler de espacios físicos alternativos.

- Incremento del poder adquisitivo de los empleados al no tener que pagar servicios de transporte o vestimenta.

- Aumento de competencias tecnológicas por parte de los trabadores, incluso de aquellos que estaban renuentes a abordar esta temática.

- Oportunidad, tanto para las organizaciones como para los empleados, de borrar las barreras de las distancias físicas y geográficas.

64% de los directores de finanzas en México considera mantener home office permanente.

—  Forbes México
Tags

Lo Último


Te recomendamos