Viajes

La rústica y encantadora: Barichara como escenario perfecto para elevar la música sacra

El pueblo más lindo de Colombia abrió sus puertas para engalanar una de sus iconicas iglesias en cantos sacros.

Barichara se ha consagrado a través de los años como “el pueblo más lindo de Colombia”, y no es para menos, sus calles empedradas llenas de historia, sus blancas fachadas y un clima de tranquilidad que envuelve a los turistas que llegan cada vez con más frecuencia a este rincón colonial, se convierte en el escenario perfecto de cualquier celebración.

Este lugar perfecto para el descanso en el dialecto de los guanes, pueblo indígena que habitaba la región, se mantiene como un destino colonial que en los últimos años emprendió una estrategia para conservar sus tradiciones culturales.

Sus construcciones están hechas de piedra ocre rojiza al igual que sus tejados, por lo que da la impresión de que la ciudad hubiera emergido de la tierra misma. Tiene ventanales y marcos de todos los colores, balcones llenos de veraneras y calles llenas de piedra e historia, este pueblo adoquinado fue el destino turístico y musical para deleitar con música vocal-instrumental a los visitantes, todo esto, gracias a la alianza entre el Festival Internacional de Música Sacra de Bogotá con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y FONTUR, quienes han permitido que las músicas sagradas del mundo y del país lleguen a más regiones de Colombia.

La Capilla de Santa Bárbara, construida en el S. XVIII, una obra única de arquitectura se levantó firme y orgullosa junto a las casas del pueblo, al ingreso se admira la enorme puerta que la custodia, hecha en madera. Una vez adentro se descubre la belleza de los mosaicos en el pavimento, el techo artesonado y el altar, el espacio que se vistió de gala para que la música de Go Christall Teares música para laúd y guitarra barroca durante los S. XVI y XVII gracias al ensamble alfabeto conformado por Andrés Silva, tenor y Julián Navarro, laúd renacentista y guitarra barroca, llenara sus rincones con música sagrada.

Un elegante performance que transportó a la convicción del hecho de que las letras si son cantadas en lugar de recitadas, no se basan tanto en los méritos del esfuerzo humano, sino más bien en la necesidad de describir la dimensión dentro de la música sacra, sus aspectos emotivos y artísticos. Todo esto a juego con esta capilla en la zona más apacible, en donde los árboles, plaza y casas conforman un conjunto arquitectónico absolutamente deslumbrante. Y es que Barichara es tan especial que además de encontrar un número infinito de fósiles prehistóricos, que se venden en cada esquina, tienen en la zona árboles dorados y otros barbados con hermosos líquenes, es un lugar que guarda una magia especial.

Sobre los artistas

El Ensamble Alfabeto presentó su propuesta musical dedicada a la difusión del repertorio de los instrumentos de cuerda pulsada del Renacimiento, el Barroco y el Clasicismo. Para este concierto, las cuerdas pulsadas fueron interpretadas por Julián Navarro, doctor en música de la Universidad de Barcelona, y quien tiene una amplia experiencia en Europa tanto en conciertos como en grabaciones discográficas. Navarro estará acompañado por el tenor Andrés Silva, quién recibió la beca Carolina Oramas de la Fundación Carolina y la beca de la prestigiosa Schola Cantorum Basiliensis en Basilea (Suiza), en donde completó su especialización en el repertorio barroco y clásico.

David Manzur y su obra para el festival

Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Bogotá, en la Liga de estudiantes de arte de Nueva York y en el Instituto Pratt de la misma ciudad. A los 24 años hizo su primera exposición individual en el Museo Nacional de Colombia, desde entonces su trabajó ha sido imparable.

Manzur es conocido por la constante evolución de su obra, uno de sus últimos trabajos fue ‘Clarinete’ que realizó para el Festival Internacional de Música Sacra. “Escogí esa obra en particular, porque temática y conceptualmente se acerca mucho a la representación del papel de la música en mi obra y en mi vida”, aseguró.

“En los veranos de Europa los grandes festivales de música se hacen en los pueblos y en este caso que se haga en Barichara, no solamente es un honor, sino una atención del mismo lugar hacia el resto del país”, recuerda este hombre que decidió radicarse en el encantador pueblo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos