¿Problemas para concilia el sueño? Prueba con posturas de yoga

Ciertas posturas de yoga, ayudan a conciliar el sueño.

El insomnio y el desorden del sueño son unas de las consecuencias de la cuarentena. No obstante, hay posturas de yoga que te ayudarán a dormir mejor y más plácidamente.

Según un artículo de El País, estas 5 posturas son las mejores para tu reposo.

1-. JANUSIRSASANA (Postura de la cabeza y la rodilla)

Dobla la rodilla derecha y colocamos la planta del pie debajo del muslo izquierdo mientras apoyamos la rodilla en el suelo.

Si no llegas a apoyar la rodilla en el suelo, puedes utilizar un almohadón.

Inhala y estira la espalda, exhala mientras nos flexionas hacia delante estirando ambos brazos y manteniendo la espalda y el cuello estirados.

Concéntrate en la respiración profunda.

Sostiene entre 30 segundos y un minuto y cambia de pierna.

2-. BADDHA KONASANA (Postura del ángulo atado)

Sentada en el suelo con la espalda recta, junta las plantas de los pies y los agarras con las manos.

A continuación, inhala al mismo tiempo que estiras la columna y exhala al inclinarte hacia adelante manteniendo la espalda lo más larga posible, creciendo desde la región lumbar.

Sostén como en la postura anterior, entre 30’’-1’.

3-. HALASANA (Postura del arado)

Al invertir el flujo de sangre, levanta el ánimo y relaja la mente, estira los hombros y descongestiona la tensión muscular del cuello y la parte alta de la espalda.

Se recomienda sostener la postura entre 1’-3’ para conciliar el sueño más fácilmente.

No hagas esta postura en tu casa si no la has hecho antes bajo la supervisión de un profesor.

4-. BALASANA (Postura del embrión)

Ayuda a calmar la mente y relajar por completo el cuerpo. Podemos sostenerla entre 1’-5’.

Balasan La postura balasana ayuda a relajarte previo irte a la cama. - Instagram

5-. VIPARITA KARANI (postura invertida sencilla)

Es excelente para la relajación y reducir el estrés al máximo.

Para gozar de más comodidad, se recomienda pegar los glúteos en la pared y dejar las piernas apoyadas sobre la misma. Puedes sostener esta postura el tiempo que te apetezca, siempre que estés cómoda.

¡Dulces sueños!

 

No te pierdas el video en